Galeano y Coscia, en la Cátedra de los Libertadores

28 de septiembre de 2011

El escritor uruguayo y el secretario de Cultura de la Nación participaron de una charla en la Biblioteca Nacional.

Bajo la consigna "Haití y la respuesta latinoamericana", el martes 27 de septiembre se realizó un nuevo encuentro de la Cátedra de los Libertadores, el ciclo de pensamiento latinoamericano organizado por la Secretaría de Cultura de la Nación, a través de su Unidad Bicentenarios.

La charla contó con las exposiciones del secretario de Cultura, Jorge Coscia; del escritor uruguayo Eduardo Galeano; del intelectual haitiano Camille Chalmers; y del coordinador nacional alterno de UNASUR, Luis María Sobrón. La moderación estuvo a cargo del periodista Pedro Brieger.

"Haití es un país invisible que cobró notoriedad en 2010 con el terremoto", dijo Galeano. "No se lo conoce por el talento de sus artistas, que son capaces de convertir la chatarra en hermosuras", agregó. El uruguayo también señaló que ese país "fué el primero en derrotar a la esclavitud en el mundo y que por ello, merece mucho más que una fugaz notoriedad".

"Los haitianos no requieren que venga nadie de afuera a multiplicar sus calamidades, ni la caridad de nadie, pero sí necesitan solidaridad, hospitales, médicos y escuelas", afirmó el escritor.

En tanto, el secretario de Cultura, Jorge Coscia, sostuvo: "Esta charla, que forma parte de las Cátedras del Bicentenario que iniciamos el año pasado, demuestra que el Gobierno Nacional no se queda en lo simbólico". "La historia no es una foto; es una película que si miramos los primeros quince minutos nos damos cuenta que antes no hubiese existido la UNASUR”, resaltó el funcionario.

En referencia a la situación de Haití, el secretario de Cultura de la Nación dijo: "No hay solución haitiana. La verdadera solución de los problemas de nuestros pueblos está en la acción solidaria, y la UNASUR se nutre de iniciativas de los pueblos latinoamericanos".

Por su parte, el intelectual haitiano Camille Chalmers, remarcó la importancia de "romper el silencio sobre Haití, romper con sus estereotipos y conocer la cultura de su gente".

Hacia el cierre, Sobrón contó la experiencia de la llegada de la Argentina a Haití: "Llegamos mucho antes del terremoto de 2010, y lo hicimos a través de Pro Huerta, un programa de desarrollo para paliar el problema de la seguridad alimentaria". "Estamos convencidos de que la labor que estamos haciendo en ese país es una respuesta política a una causa latinoamericana", concluyó el referente de la UNASUR.