Fotografías de Giullermo Srodek-Hart en la Bienal de Venecia

10 de junio de 2013

El joven fotógrafo expone en el Pabellón Latinoamericano. Captura interiores de viejos establecimientos comerciales y de oficio.

No solo están Xul Solar y Niccola Constantino como representantes del talento argentino en la 55º edición de la Bienal de Venecia, el encuentro de arte contermporáneo más importante del mundo. También se encuentra un joven fotógrafo argentino, Giullermo Srodek-Hart, que expone su particular mirada sobre el paso del tiempo.

Srodek-Hart fue especialmente invitado por Alfons Hug, el curador del Pabellón Latinoamericano, como se lo conoce habitualmente a este espacio, aunque más precisamente se trate del Pabellón IILA (Instituto Italo-Latinoamericano), ubicado en el Arsenale de la Bienal, a escasos trescientos metros del Pabellón Argentino.

Explorando los pueblos rurales de la Argentina, Guillermo Srodek-Hart utiliza su cámara de formato grande para capturar los interiores de viejos establecimientos comerciales y de oficio. Carnicerías, bares, bicicleterías, talleres y tintorerías son fotografiados con el estilo de la naturaleza muerta, transformándolos en lugares sacros. Para muchos de estos sitos, el registro de Srodek-Hart es lo último que queda en la inminente desaparición sentenciada por el paso del tiempo.

Sin alterar los elementos que ve en la escena, Srodek-Hart arma la cámara antigua y se esconde detrás de un manto negro para componer y enfocar lo que tiene enfrente.