Festejo con raíces africanas

23 de mayo de 2016

El Movimiento de Afrodescendientes celebró en San Telmo el Dia Mundial de la Diversidad Cultural.

Sábado por la tarde en San Telmo. Se escucha el ritmo de los tambores y las voces de personas que participan en un taller de candombe, en el interior del espacio que posee el Movimiento de Afrodescendientes en este barrio porteño. Desde allí trabajan, dan clases, conviven e interactúan con la comunidad, haciendo lo que saben y disfrutan, que es promocionar y difundir la cultura afroamericana o, como ellos mismos la definen, “la cultura invisible”.

Afuera, en una ronda informal, varios representantes de este movimiento dialogan e intercambian palabras con el ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, y con la directora nacional de Diversidad y Cultura Comunitaria, Sabrina Landoni. Todo ocurre en la fecha en que se celebra el Día Mundial de la Diversidad Cultural. Javier Bonga Martínez es luthier y fabricante de tambores y uno de los referentes del espacio afrodescendiente. Junto a sus hermanos Diego y Jael, relata las adversidades y contratiempos que vienen padeciendo desde que tienen memoria. “Nos sentimos invisibles”, se lo escucha decir. “A nuestros espacios vienen personas de todas las nacionalidades y todos los géneros; es sanador, por eso es tan importante que nos conozcan”, sigue.

Angel Acosta Martínez, otro de los participantes de esta charla informal, insiste en lo importante que resulta celebrar esta fecha. “Estamos trabajando desde el año 82 en la visibilización del movimiento afrodescendiente en Argentina”, dice. En representación de las mujeres afroamericanas, Laura Pérez Garay, docente del espacio de San Telmo y activista del movimiento, agrega: “Lo que enseñamos acá es construcción, porque acá el afro se construye, ya que estamos ocultos en todos lados”.

“Sé lo que la cultura afro le dio a la de nuestro país y la invisibilización que tuvo --dice Avelluto--. También sé que no es un hecho folclórico, que no tiene que ver solo con la música. Tenemos una gran deuda como sociedad con esta cultura y queremos empezar a saldar porque estamos seguros de que podemos trabajar y construir juntos”.

Acosta Matínez, uno de los fundadores del movimiento en la Argentina, agrega: “Hay una necesidad tremenda de que nos vean realmente cómo somos, hay mucha sabiduría en esta gente: no se la pierdan”.