Falú y el “Negro” Aguirre, en la segunda sesión de Música Circular

04 de diciembre de 2014

Ambos artistas cerraron el ciclo que se grabó en el Teatro Margarita Xirgu el 2 y 3 de diciembre.

Buenos Aires, 4 de diciembre de 2014.- Juan Falú y el “Negro” Aguirre cerraron la segunda jornada del ciclo audiovisual Música Circular, que grabó sus primeras dos fechas en el Teatro Margarita Xirgu, del barrio porteño de San Telmo, el martes 2 y miércoles 3 de diciembre. También participó el trío de música instrumental Madera 3, integrado por Goyo Álvarez, Tato Rojas y Gaspar Tytelman.

De la primera fecha del ciclo, que tuvo lugar el día anterior, participaron Palo Pandolfo, Ezequiel Borra y Pablo Malaurie. 

El encuentro, impulsado por el Plan Nacional Igualdad Cultural ―iniciativa que impulsan los ministerios de Cultura de la Nación y de Planificación Federal―, invitó a presenciar, con entrada gratuita, las grabaciones de este ciclo íntimo de sesiones en vivo, en el que artistas de diversos géneros realizan un concierto en un escenario circular emplazado en el centro de la platea del Xirgu, y que se transmitirá por la pantalla chica en los próximos meses.

“La disposición del escenario me parece hermosísima. Favorece la comunicación con el público”, sostuvo Falú en relación al espacio escénico del teatro, convertido en un estudio de televisión. “El nombre del ciclo, a su vez, tiene algo de simbólico. Por un lado, porque la música circula. Pero también, como yo la concibo, porque siempre gira sobre un eje”, reflexionó. “Sin el centro es muy difícil para un artista asumir un lenguaje de forma cabal y convencida. A los que hacemos música inspirada en los folklores eso nos resulta más sencillo, porque ya está el centro, que es la cultura de la tierra y de los pueblos. El ida y vuelta es la gran metáfora de esa música circular y de las raíces de un camino que vincula el ayer con el mañana permanentemente”, concluyó el artista.

Por la particular disposición en herradura de la sala, los espectadores pudieron disfrutar en exclusiva de los conciertos con un campo visual de 360 grados.

Referente fundamental de la música argentina, el compositor y guitarrista tucumano presentó el espectáculo "Zonko querido", con el que está celebrando sus 50 años en la música, y que incluye temas como “Laurel”, dedicada a su hija Ema, y “Como el aire” y “Zamba del arribeño”, con letra de Néstor Soria.

Aguirre, pianista entrerriano, compositor y arreglador de un amplio repertorio de música popular argentina y latinoamericana, se presentó junto con Luis Medina, en guitarra y guitarra piccolo; Juan Pablo Pérez, en guitarra y mandolina; Fernando Silva, en contrabajo y cello, y Gonzalo Díaz, en percusión. 

“Nunca estuve en un escenario con este glamour”, dijo Aguirre minutos después de finalizar su concierto. “Se veía muy hermoso y a la vez intimidante; el espacio da mucha desnudez frente a la gente, por la cercanía. Fue una gran experiencia”, agregó.

El músico repasó su carrera a través de composiciones propias, como “Zamba de mancha y papel”, “Huella mora”, “La calma” y la chacarera “Coplas de cielo y río”, y también ofreció temas versionados en algunos de sus discos, entre ellos, “From a dream”, de Ralph Towner, y la ovacionada “Confesión del viento”, que interpretó junto a Falú.

“Es muy hermosa la idea de abrir espacios para tomar registro de la música de artistas de todo el país”, afirmó Aguirre y añadió: “Estas propuestas abren el juego a un montón de músicos valiosos, que no tienen difusión masiva. Es importante que, desde el Ministerio de Cultura de la Nación, se trabaje para equilibrar esas diferencias que pueden generarse entre distintos artistas a nivel difusión”.

Además, acerca del registro audiovisual del ciclo, el pianista opinó: “Estas grabaciones no solo son importantes para este presente, sino que son un acervo, el legado a nivel sonoro y visual con gran calidad de mucha música que quedará para el futuro y para quienes no suelen tener la posibilidad de acercarse a los músicos”.

Madera 3, grupo que aborda con un sonido propio diferentes estilos y ritmos de la región, presentó el espectáculo “Patio latinoamericano”, en el que hubo folklore de todo el continente, como la cueca “Celos” y la wayna “La ayacuchana”, del guitarrista y compositor peruano Raúl García Zárate.

En un formato de trío instrumental en los que el charango, la guitarra y el cajón se fusionaron con la danza de Gabriela Ayala, también hubo lugar para tangos: sonaron “La última curda”, de Aníbal Troilo y Cátulo Castillo, que supieron popularizar Astor Piazzolla y Roberto Goyeneche, y la milonga “La trampera”.

“Está buenísima la propuesta. Como experiencia es algo muy novedoso”, expresó Goyo Álvarez, integrante del trío. En la misma línea, Gaspar Tytelman comentó: “El concepto de círculo es algo magnífico. Habla de una unidad muy interesante”.

De la primera fecha del ciclo Música Circular, que tuvo lugar el martes 2 de diciembre, participaron Palo Pandolfo, Ezequiel Borra y Pablo Malaurie.