Encuesta Nacional de Hábitos de Lectura: Los resultados

24 de agosto de 2012

Se presentó el sondeo realizado en todo el país por el Consejo Nacional de Lectura.

¿Leemos los argentinos? ¿Cuánto? ¿Más o menos que en 2001? ¿Preferimos el papel o la pantalla digital? La Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación y el Ministerio de Educación presentaron los resultados de la Encuesta Nacional de Hábitos de Lectura, realizada por el Consejo Nacional de Lectura, que también integran el Ministerio de Trabajo, el Ministerio de Desarrollo Social, el Ministerio de Salud, la Biblioteca Nacional, la CONABIP, y Radio y Televisión Argentina.

Estuvieron presentes el ministro de Educación, Alberto Sileoni; el director nacional de Industrias Culturales, Rodolfo Hamawi; el subsecretario de Planeamiento Educativo, Eduardo Aragundi; el director de la Biblioteca Nacional, Horacio González; el rector de la Universidad de Tres de Febrero, Aníbal Jozami; la subsecretaria de Políticas Alimentarias del Ministerio de Desarrollo Social, Liliana Periotti; y la presidenta de la Conabip, Ángela Signes, entre otras autoridades.

“La Encuesta Nacional de Hábitos de Lectura es un estudio sin precedentes en la Argentina. La recibimos como una gran noticia, porque tiene el respaldo de una estructura amplia, el Estado, que impulsa y promueve el hábito de leer", expresó Sileoni y luego añadió: "Es importante que no se haya perdido la necesidad de transmitir entre las generaciones este placer, esta necesidad”.

Al tomar la palabra, Hamawi destacó: “Con esta encuesta, buscamos una generar una herramienta de trabajo y relevamos el campo sobre el que tenemos que centrar nuestro accionar. Como el alcance es nacional, las precisiones regionales, es decir, el estado de lectura de cada región que arroja las cifras permite orientar y definir las políticas públicas”.

A su turno, González subrayó: “El Consejo Nacional de Lectura, que llevó adelante esta encuesta, es un organismo de pensamiento crítico argentino, de radical importancia porque brinda datos acerca del acto de lectura, donde se recuperan nombres y se ilumina la historia del un país”.

Personalidades de la cultura, como Ana María Shua, Ricardo Mariño, Luis Alberto Quevedo y Eduardo Rinesi, entre otros, también participaron del acto.

Esta encuesta, realizada entre octubre y noviembre de 2011, recogió la opinión de personas de 12 años en adelante de todo el país. Las preguntas indagan sobre los hábitos de los lectores actuales, los potenciales y los no lectores. También señalan cuáles son los principales motivadores de la lectura entre los chicos y los jóvenes; cómo impactan las nuevas tecnologías en las prácticas lectoras; qué otros hábitos y consumos culturales compiten o complementan la lectura; y qué prácticas implementan los adultos para estimular a los más chicos a leer.

El trabajo de campo para realizar la Encuesta Nacional de Hábitos de Lectura estuvo a cargo de la Universidad Nacional de Tres de Febrero y se llevó a cabo a través de entrevistas domiciliarias y de aplicación personal. El cuestionario, supervisado por el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC), permite comparar los datos obtenidos en la Argentina con los de diferentes países, como España, México, Colombia y Brasil, entre otros.

Además, las preguntas muestran la evolución de los indicadores en comparación con 2001, año en que se realizó la última encuesta nacional de características similares.

Descargue aquí el informe completo.

Algunas de los datos que arroja la encuesta:

- El 90 % de los argentinos lee algún material habitualmente.
- El 85 % lee más de un día por semana, y el 53 % lee todos o casi todos los días.
- La población que leyó al menos un libro en el último año pasó del 55 % al 59 %.
- La población que lee en pantalla se duplicó entre 2001 y 2011.
- Entre los 18 y los 60 años, la cantidad de lectores es pareja; en cambio, los mayores de 60 años leen menos diarios, revistas y libros.
- En el nivel socioeconómico más bajo, hay un 7 % más de lectores que en 2001.
- La lectura de libros por placer llega al 84 %.
- El 72 % de las personas conocen la ubicación de al menos una biblioteca.