En homenaje a Perón y Evita, se inauguró el Mirador de la Memoria

17 de octubre de 2014

Parrilli, Parodi, González y Recalde encabezaron el acto en la Biblioteca Nacional.

El secretario General de la Presidencia de la Nación, Oscar Parrilli; la ministra de Cultura de la Nación, Teresa Parodi, y el director de la Biblioteca Nacional, Horacio González, inauguraron el 17 de octubre el Mirador de la Memoria en el Patio del Lector de la biblioteca.

“Este mirador es una puesta en valor y una manifestación de la historia argentina. Estamos conmemorando los 69 años de ese hito histórico que fue el 17 de octubre de 1945, que, sin duda, fue un nuevo impulso a los proyectos nacionales y populares de la Argentina. Hoy tenemos la tarea de lograr que ese proceso vuelva a tener vigencia en la realidad argentina y latinoamericana”, afirmó Parrilli durante el acto, del que también participó el presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde.

“No se puede borrar lo que ese tipo de gente deja en el alma del pueblo. No se puede borrar demoliendo paredes, desapareciendo generaciones, institucionalizando la mentira, demonizando las consignas, legalizando el olvido. Por eso, octubre está cargado de historia y de simbolismo”, aseveró Parodi.

En el Mirador se exponen dos maquetas realizadas por el artista Daniel Santoro para el sitio, que representan las dos construcciones históricas que albergó el predio: la Mansión Unzué, residencia presidencial de Juan Domingo Perón y Eva Duarte de Perón, y la actual Biblioteca Nacional. Acompaña la exposición un relato audiovisual que recorre la historia del solar, desde el trazado del plano de Juan de Garay hasta la actualidad.

“Creemos que es necesario saber y recordar que la verdadera historia la escribe el pueblo con sus luchas. Y eso nada ni nadie podrá destruirlo jamás”, finalizó la titular de Cultura.

González recordó palabras de Perón en “Del poder al exilio”, donde alude a los jardines y las paredes de la casa presidencial que supo situarse ese espacio. “El edificio que habitaron Perón y Evita fue demolido como una prueba del oscuro revanchismo histórico que se aloja en las napas más oscuras de la sociedad argentina. El más injusto impulso de destrucción se apoderó de aquellos símbolos, emblemas y monumentos que todo proceso político y social necesita para tener en la memoria un punto de apoyo material. Todo lo que ocurrió luego en este espacio, a partir de la construcción de la Biblioteca Nacional, puede considerarse una confluencia de culturas, políticas y también del fuerte recuerdo de un nunca más, del respeto a las formas más profundas de la democracia, como las que encarnó el peronismo en aquella época”, reflexionó González.

El Mirador de la Memoria evoca las distintas construcciones y usos que albergó el terreno de la manzana que hoy ocupa la Biblioteca Nacional. El espacio fue construido en sus inicios por la familia Unzué, como mansión de descanso a fines del siglo XIX. En la década de 1930, durante el Gobierno de Uriburu, fue expropiada a modo de salvataje financiero de la familia aristocrática, para ser destinada finalmente a residencia presidencial.

Allí transcurrió, durante el gobierno de Juan Domingo Perón, la agonía de Evita y transitaron filas de dolientes. Luego del golpe militar de 1955, la residencia fue destruida, para ser sustituida por el nuevo edificio que, hasta la actualidad, ocupa la Biblioteca Nacional.

En el acto también estuvieron presentes el subsecretario General de la Presidencia de la Nación, Gustavo López; la jefa de Gabinete del Ministerio de Cultura, Verónica Fiorito; el secretario de Políticas Socioculturales, Franco Vitali; el secretario de Gestión Cultural, Sebastián Schonfeld; el secretario de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional, Ricardo Forster; la diputada Nacional María del Carmen Bianchi; la legisladora de la Ciudad de Buenos Aires Gabriela Alegre; la presidenta de la Conabip, Ángela Signes; representantes del Instituto Nacional Juan Domingo Perón y funcionarios de organismos nacionales.