Emotivo cierre de la cuarta edición de Arte Urbano y Memoria

27 de septiembre de 2015

El evento se realizó el sábado 26 de septiembre en el Espacio Memoria y Derechos Humanos de la ex ESMA

Cientos de niños y jóvenes protagonizaron el cierre de la cuarta edición de Arte Urbano y Memoria, que se desarrolló el sábado 26 de septiembre en el Espacio Memoria y Derechos Humanos de la ex ESMA, bajo la consigna "Derechos humanos y acciones de resistencia y lucha. Ayer y hoy".

La iniciativa, organizada por el Ente Público Espacio Memoria y el Ministerio de Cultura de la Nación, es un espacio de reunión, intercambio, reflexión y participación juvenil, que se propone aportar a la construcción de un país más democrático e inclusivo, y a la promoción y la defensa de los derechos humanos.

Con este fin, hubo recitales en vivo de nuevas voces del hip hop, y se presentaron los trabajos y las producciones finales realizadas por quienes participaron de los talleres de disciplinas urbanas que se desarrollaron durante agosto y septiembre en distintos barrios de la Ciudad y de la provincia de Buenos Aires.

Se hicieron presentes en el Festival Emiliano Gareca, subsecretario de Promoción de Derechos Culturales y Participación Popular del Ministerio de Cultura de la Nación; Charly Pisoni, subsecretario de Promoción de Derechos Humanos de la Nación; Fabiana Almeida y Hernán Oviedo, coordinadores del Programa de Derechos Humanos de la cartera de Cultura, y Paula Maroni, representante de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación en el Espacio Memoria y Derechos Humanos, entre otras autoridades.

Gareca felicitó en nombre de la ministra Teresa Parodi a “quienes son los verdaderos agentes de la cultura popular, la de los barrios, la cultura que está en la calle y se enfrenta a los problemas todos los días".

"Justamente esa cultura que, muchas veces, el mercado y los grandes medios de comunicación tratan de ocultar y estigmatizar es la que el Estado busca visibilizar para darle voz y fomentar”, explicó el funcionario.

Maroni expresó su felicidad al ver “tantos niños llenando vida al Espacio de la Memoria, que antes fue un campo de concentración”. “Hoy, gracias a Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, que en 2004 decidieron recuperar este espacio para la memoria, hicimos la cuarta edición de este Festival y demostramos que la memoria se puede ejercitar de varias maneras, a través de la construcción en los barrios y la cultura. Esta tarde ejercimos derechos que tenemos que preservar, e ir por mucho más”, sostuvo.

Almeida, por su parte, agradeció a todos los que trabajaron en la realización del Festival y, en especial, a “los referentes de los barrios que abrieron sus puertas para que se llevaran adelante los talleres y concluir, así, un trabajo maravilloso”.

“Estoy muy orgullosa de poder ser parte de un Estado presente y de trabajar en un Ministerio con una mirada completamente federal y democratizadora”, sostuvo la coordinadora de Cultura.

Desde las 15, en el ingreso del predio, se realizaron en vivo murales ilustrativos de la consigna del Festival. Los artistas, seleccionados previamente por un jurado, fueron Ezequiel Filgueira Risso, Andy Riva, Blanca Rice, Cristian Esteven Herrera, Gonzalo Crespo y Jorge Paz, Cristian Magro, Negro Deluca, Grupo de Muralistas La Triada, Mabel Carral, Santiago Canción, Hernán Juárez y Marisol Martín de Cultura Evidente, Franco “Lápiz” Pullol, Grafiteros del Barrio de La Cárcova, Fileteadores del Conurbano, promotores territoriales de Derechos Humanos y Luca Tombari, de Barrio Mitre.

Durante toda la jornada, hubo talleres de serigrafía y estampado, dictados por la Fundación Augusto y León Ferrari; y transmitió en vivo desde el predio la radio de la agrupación H.I.J.O.S., La Imposible, que incluyó en su programación piezas y contenido elaborados por los chicos de la Villa 21 24 durante el Taller de Comunicación Popular, coordinado por Juan Díaz y Sonia Toedtmann.

Otra de las atracciones centrales fue la muestra “Mi resistencia en el barrio”, producto del Taller de Percepción e Introducción a la Mirada Fotográfica que se dictó en el Bajo Flores, con la colaboración de Florencia Di Tullio y Alejandro Cohen.

Por el escenario principal pasaron Sebastián Paradisi, de Los Cafres, conocido como DJ Sebolla, la banda Morada de Pájaros y un grupo de diez jóvenes bailarines de tango del Centro Cultural Torquato Tasso. En los intervalos, se proyectaron sobre una pantalla gigante imágenes de los tallares que se llevaron a cabo y algunas producciones finales de los chicos.

La cultura hiphopera pisó fuerte con las presentaciones de jóvenes de todas las edades que asistieron al Taller de Escritura Creativa, dictado por Luz Lassizuk, y los de Hip Hop, coordinados por Inti, un reconocido activista del género, en los barrios El Playón de Fraga, en Chacarita; Piedra Buena, de Villa Lugano; Villa 21 24, de Barracas; Villa 31, de Retiro; y La Boca.

También hubo espacio para nuevos artistas como Ro Rap, Krizrap, Mario Castro, Alinson y el mismo Inti, quien subió a cantar junto con sus colaboradores El Parietti, Zeke, Pedro Peligro y el pequeño Trueno.

Los chicos de los talleres de baile de Barrio Mitre y de la Ribera de Quilmes, conducidos por la coreógrafa y bailarina Dahyana Ruth Turkie, hicieron una performance levantando la consigna “Justicia por Alan Stefano Tapia”, un joven de 19 años que cursaba el secundario y trabajaba dando clases de tango, asesinado por la policía en 2012 en medio de un allanamiento.

“Lo que busco transmitir a los chicos -comentó Inti sobre los talleres- es la búsqueda de herramientas para poder drenar y expresar sus sentimientos e inquietudes. Ellos saben muy bien de dónde vienen, y a través del arte y el hip hop pueden canalizar la violencia que sufren cotidianamente. Además se comunican con pibes en similares situaciones y se acompañan”.

Sobre el final del encuentro, se realizó una conmovedora suelta de globos en homenaje a los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, México, a un año de su secuestro, de la que participó Taty Almeida, integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. “Me da tranquilidad estar aquí y ver cómo los jóvenes expresan su arte, porque todo eso que hemos logrado hasta ahora con la lucha inclaudicable por la memoria, la verdad y la justicia depende de ustedes”, manifestó.

Cerca de las 21, la cantante Alika, una de las líderes del mundo reggae- dancehall de habla hispana, fue la encargada de cerrar el Festival a puro ritmo latinoamericano y buena vibra.