Emoción en el homenaje a Manolo Juárez

04 de julio de 2015

En La Ballena Azul del Centro Cultural Kirchner, músicos y amigos le rindieron un sentido tributo al pianista y compositor

El compositor, pianista y pedagogo Manolo Juárez vivió una noche de emociones este viernes 3 de julio con el homenaje que le brindaron músicos y amigos en La Ballena Azul del Centro Cultural Kirchner, durante la primera jornada del Festival Internacional Piano Piano, que podrá disfrutarse hasta el 8 de agosto, con entrada libre y gratuita.

Un cálido aplauso del público, que volvió a colmar el auditorio mayor del Centro Cultural, recibió al músico, de 78 años, cuando subió al escenario. “En este homenaje, estuvo trabajando Lito Vitali, con quien me une una muy profunda amistad, pero yo me enteré hace un mes nada más”, comentó Juárez. “Me siento conmovido por la presencia de algunas figuras –agregó–, que hace pocos años eran una promesa para la música argentina y ahora son pilares fundamentales para la nueva canción de nuestro querido país”.

“Por otro lado quiero, destacar la gestión de mi amiga Teresa Parodi –apuntó Juárez–. Es muy bueno para nosotros que ocupe un cargo ejecutivo una persona que es un referente de la cultura”, dijo aludiendo a la ministra de Cultura de la Nación, que se encontraba en la sala como espectadora.

Juárez se ubicó entonces en la primera fila para disfrutar el espectáculo, titulado “Tiempo reflejado”, que comenzó con Lito Vitale al piano para tocar “Al pie de la cordillera”, de Oscar Alem. Luego la pianista Lilian Saba y el guitarrista Daniel Homer se sumaron para hacer la “Cueca para Daniel Homer”, ya en el comienzo del repertorio de Juárez.

El pianista Diego Schissi interpretó “Presencia del diablo”, y Juan Carlos Baglietto y Silvina Garré cantaron a dúo, “Pablo y Alejandro”, tema de Manolo con letra de Víctor Heredia. Baglietto recordó el lanzamiento de su primer disco, en 1982, que contó con la colaboración de Juárez en algunos arreglos. “Fue un gran honor contar con él entonces y ahora es un gran honor participar en este homenaje”, agregó.

Más tarde, Vitali presentó a los músicos de la banda: Roberto Calvo en guitarra, Mono Hurtado en contrabajo, Colo Belmonte en batería y Facundo Guevara en percusión. También agradeció al equipo técnico y de producción del Centro Cultural Kirchner, y a los ministerios de Cultura y Planificación. “Este lugar es un lujo y siempre vamos a agradecer la posibilidad de escuchar buena música”, expresó Vitali.

En el siguiente segmento, sonaron piezas que Juárez compuso para música de cámara. En primer lugar, Haydée Schvartz interpretó al piano “Mutaciones” y luego Elías Gurevich ejecutó en violín “Sagitario”.

La cantante Verónica Condomí y el pianista Pablo Fraguela subieron a escena para hacer una versión de “Invitación a la nostalgia”, a la que siguió la presentación de Marián Farías Gómez y Galo García, quienes cantaron “Chacarera de un triste” junto con Carlos “Negro” Aguirre en piano y Mono Izarrualde en flauta. Farías Gómez le habló a Juárez y le dijo: “Quiero agradecerte tu coherencia, todo lo que me enseñaste. Pero lo que más valoro es que seas mi amigo”.

Más tarde, Leo Sujatovich tocó al piano “Tarde de invierno”, mientras que Luis Salinas le dedicó un fragmento de la zamba “Mujer, niña y amiga” a Juárez –“porque a Manolo le gusta mucho” – y luego versionó “Criollita santiagueña”, de Andrés Chazarreta, junto con Vitali.

El pianista de jazz Adrián Iaies interpretó “Mora”, tema que Juárez le dedicó a su hija, y más tarde, Jorge Navarro despertó sonrisas en el público cuando ofreció una versión “libre” de “Zamba de mi esperanza”, arreglada por Juárez. Luego, Navarro le preguntó a su amigo: “¿Sonó parecido el arreglo?”. Y Manolo le contestó desde la platea: “Pensé que era la Marcha de San Lorenzo”.

El gran momento de la noche llegó cuando el homenajeado enfrentó el piano para interpretar “La doble” y “La loca”, de Chazarreta, acompañado por varios de los músicos invitados. “Me he llevado varias sorpresas esta noche –dijo Juárez–. Quiero agradecer a todos. Este homenaje no es solo para mí, es también para el Chango Farías Gómez, Los Waldos y el Grupo Vocal Argentino”.