El poncho está de moda

18 de julio de 2016 Diseño

Es tendencia en las pasarelas locales e internacionales; así fue su recorrido desde la tradición folclórica a la moda masiva

Cuando Burberry incluyó en su colección para el Otoño de 2014 un poncho –que apareció por primera vez en la pasarela sobre los hombros de Cara Delevingne, una de las modelos más convocadas y mejor pagas de los últimos años–, el mundo de la moda se obsesionó con una prenda que, para los argentinos, ya era conocida. La habíamos usado en los actos escolares, mientras bailábamos folclore, era parte de la vida cotidiana de los habitantes de algunas regiones del país y era una pieza de tradición, uno de los símbolos que usábamos para contar nuestra propia historia.

Enseguida después del show de Burberry, algunas de las caras más influyentes de la industria fashion, como Olivia Palermo y la argentina Sofía Sánchez de Betak, empezaron a hacer de ese poncho una prenda urbana, combinable con otras tendencias, y a ser fotografiadas en él. Chanel también hizo su aporte: incluyó en su colección para esa misma temporada otro poncho –con flecos y motivos similares a la guarda pampa, incluso– que también llegó a las redes sociales de algunas celebridades –el rapero estadounidense Drake, por ejemplo–.

Hoy, el poncho ya recorrió el camino que recorren las tendencias: de las pasarelas a las redes sociales de los influyentes de la industria y de ahí a la calle, a la moda masiva. Este invierno, contar ponchos en las calles de Buenos Aires, por ejemplo, es un ejercicio bastante fácil. Muchas de las marcas argentinas comerciales hicieron sus versiones y terminaron de convertirlo en una prenda urbana y usable más allá de su simbología particular.

¿Qué tuvo que pasar para que el poncho hiciera ese recorrido, para que pasara de ser una prenda boutique y folclórica a una de uso masivo?

Cara Delevingne con el poncho de Burberry en 2014

“El poncho tradicional está compuesto por un trozo de tejido rectangular, usualmente de lana de camélidos, con una abertura en el medio para pasar la cabeza. También suele llevar las guardas características que son como símbolos, de acuerdo a la zona, y que lo convierten en un emblema de cada región. Los pueblos originarios lo usaban como atuendo, abrigo y hasta como elemento de defensa –se lo arrollaban en un brazo y así se protegían en la contienda–”, dice Jorge Moragues, director del Museo Nacional de la Historia del Traje, sobre el origen de esta pieza como ícono del estilo nacional. “En nuestro país tenemos ejemplos de ponchos espléndidos, tejidos por manos expertas de diferentes etnias, muchos de ellos fueron usados por nuestros próceres, como San Martín, y se convirtieron en símbolo de honor y patriotismo”, sigue.

Martín Churba –diseñador textil y director creativo de Tramando– agrega: “El poncho es un indumento tradicional ligado a una manera de usar la ropa que hoy perdió vigencia. Cubre casi como un techo todo el cuerpo, a excepción de la cabeza, y eso tiene que ver con condiciones climáticas muy adversas y está ligado al caballo y a estar en la naturaleza. De todas maneras, tiene una belleza particular que inclusive puede leerse como de manto ceremonial”.

El rapero Drake, con el poncho de Chanel en su cuenta de Instagram

En los últimos cincuenta años, el poncho empezó a ser reinterpretado por la moda. La diseñadora Medora Manero jugó con el concepto del gaucho en los años ‘60, combinándolo con un folk más cercano a la estética Woodstock que al folklore. Más adelante, en 2012, Hermés hizo una colección con reminiscencias gauchescas bastante claras y un poncho que lució Dafne Cejas, una de las modelos argentinas con más proyección internacional. Y en 2014, Chanel y Burberry le dieron al poncho el último empujón internacional que necesitaba, cuando lo hicieron convivir con otras tendencias, en colecciones que no estaban atravesadas por la estética del gaucho. En la moda local, los ejemplos fueron constantes –Garza Lobos, Complot y Benito Fernández y Tramando son algunas de las marcas que incluyeron versiones de esta prenda–, hasta llegar a la explosión actual.

“Lo que hay hoy son variaciones un poco menos pesadas y menos cerradas del poncho tradicional, como la ruana, que tiene una apertura más holgada. Creo que nunca va a perder vigencia, porque es un ícono dentro de la indumentaria. Siempre va a sufrir adaptaciones que lo van a ir volviendo vigente, que lo van a rejuvenencer y resignificar”, opina Churba. “Hace unos años podemos ver manifestaciones culturales que tienen que ver con la necesidad de encontrarnos con nuestra identidad”, dice Moragues.

El diseñador tucumano Gonzalo Villa, de la casa Villamax, también coincide en que el poncho hoy es una tendencia. “Este año, hay más auge que los anteriores. No sólo pasa con el poncho. Las marcas están buscando cosas de otra época, como texturas y bordados. Tiene que ver, para las marcas de afuera, con la búsqueda por lo exótico. Cuando marcas tan grandes empiezan a apostar por algo, la gente se anima más”, dice.

Desde hace cuatro años, Villa tiene ponchos en su colección: “Uso materia prima de la provincia. Hay una gran movida en la moda que tiene que ver con volver a los productos nobles, a usar ropa hecha de textiles que uno sabe de dónde vienen, por qué te la ponés y cuánto te va a durar, en contra del fenómeno de la moda que dura tres meses. Son dos caminos, y creo que hoy una parte de la industria se está dirigiendo más hacia el de la sustentabilidad”.

Fiesta del poncho en Catamarca

Hasta el 24 de julio tiene lugar la 46° Fiesta Nacional e Internacional del Poncho en San Fernando del Valle de Catamarca. Participan más de 700 artesanos, convoca a más de 500.000 personas todos los años y se propone visibilizar a los artesanos referentes más destacados y potenciar el talento local. 

Habrá también actividades destinadas a acercar a los emprendedores y productores culturales de la región, las distintas herramientas de financiamiento con las que cuenta el Estado Nacional y asesorarlos en las diferentes formas de impulsar sus proyectos. Mirá la agenda completa acá o leé sobre las actividades para emprendedores en esta nota.