El país según sus tradiciones políticas, otro de los debates de los Foros por una Nueva Independencia

12 de septiembre de 2014

El panel se celebró el 11 de septiembre en Resistencia, como parte de los Foros por una Nueva Independencia-Capítulo Nordeste.

“Tradiciones políticas desde las cuales se pensó y se piensa la Argentina y su lugar en el mundo” fue el título del panel celebrado el jueves 11 de septiembre por la tarde en Resistencia, como parte de los Foros por una Nueva Independencia-Capítulo Nordeste, que realiza el Ministerio de Cultura de la Nación hasta el sábado 13 en el Chaco.

En la Universidad Nacional del Nordeste, debatieron la historiadora Patricia Funes, el politólogo y periodista Jorge Bernetti, el filósofo Eduardo Rinesi y el político radical Leopoldo Moreau, quienes coincidieron en plantear la centralidad de la idea de Nación y destacaron la necesidad de que los partidos políticos, los ciudadanos, el Estado y todos los actores sociales muestren un rol activo.

“Entre el primer centenario y el centenario de la Independencia, aparece la idea de Nación como espacio de derechos, de soberanía e idiosincrasia”, precisó Funes, quien también sostuvo que se deben pensar las tradiciones políticas y lo político teniendo en cuenta la diversidad cultural del país y el contexto latinoamericano.

Bernetti comenzó su exposición criticando a los que “en actos bárbaros pretenden cercenar el debate en la Argentina”. Y agregó: “Hoy los debates deben darlos también los partidos políticos. Es necesario que los partidos hagan un profundo debate doctrinario para que las fuerzas populares puedan pensar la dimensión nacional, lo popular y el federalismo”.

“Tenemos que afirmarnos sobre la base de la lucha de los sectores populares porque no será la burguesía nacional la que venga a sacar las papas del fuego en este país”, concluyó el politólogo.

En tanto, Rinesi subrayó la fuerte vocación integracionista que muestran hoy los países latinoamericanos y el rol activo del Estado en la Argentina actual. “En el movimiento político argentino adquiere centralidad la democratización como un proceso de ampliación de los derechos porque tenemos un Estado activo que nos los garantiza”, expresó.

“El Estado debe dejar de estar del lado de las cosas malas de la vida; sin él no tendríamos los derechos y las libertades que tenemos”, añadió el rector de la Universidad Nacional de General Sarmiento.

Moreau se propuso recorrer el derrotero de las tradiciones políticas populares en los treinta años de democracia “para encontrar claves para mirar el porvenir”, según explicó. En su opinión, las elecciones presidenciales de 1983 y 2003 fueron momentos de ruptura. “La del 83 fue una elección de ruptura porque se crearon las condiciones para generar una democracia estable”, aunque tuvo “momentos oscuros”, manifestó.

Respecto de los comicios de 2003, aseveró: “Produjeron una ruptura con el pasado de exclusión, de destrucción del aparato económico y de alta concentración de la riqueza; una ruptura con el neoliberalismo”.

El referente del radicalismo también homologó las leyes de divorcio y de patria potestad compartida, sancionadas durante el gobierno alfonsinista, con las de identidad de género y matrimonio igualitario, sancionadas durante el kirchnerismo. “Esto nos debe mover a la reflexión sobre el tiempo que hemos perdido en librar batallas contra los sectores más conservadores de los sectores populares”, finalizó Moreau.