El INT aportará un millón de pesos al espacio Apacheta Sala/Estudio

10 de marzo de 2016

Ante el posible cierre de este teatro emblemático del circuito alternativo porteño, la entidad ayudará en la compra del edificio

“Mi hijo sólo camina un poco más lento” fue uno de los grandes éxitos de público y de crítica en la temporada teatral pasada. La pieza retrata a una familia en la que hay un joven que padece una enfermedad que lo obliga a estar en silla de ruedas. Con horarios poco habituales (sábados y domingos a la mañana), la obra del dramaturgo croata Ivor Martinic agotó todas sus entradas y sorprendió a muchos, en un espacio alejado de los circuitos teatrales conocidos, pero que logró posicionarse gracias a su constante y creativa producción. En el transcurso del año pasado, en Apacheta Sala/Estudio se presentaron varias obras premiadas, se formaron actores jóvenes y se apostó a una nueva forma de entender el teatro. Pero en diciembre las cosas cambiaron, y Apacheta corrió el peligro de desaparecer.

El dueño del viejo galpón donde funciona el espacio, que lo alquila desde el 2003, decidió vender el terreno. Guillermo Cacace, encargado de llevar adelante Apacheta y director de la obra “Mi hijo...”, recibió entonces cientos de adhesiones de artistas, colegas y espectadores que se acercaron a este teatro emblemático del circuito alternativo porteño.

El panorama era realmente desalentador, y aunque no faltaban ideas y propuestas, el problema era básicamente económico. Había que empezar a buscar fondos para comprar el edificio ubicado en Pasco 623, en Balvanera, pero no quedaba mucho tiempo: en tres meses, Apacheta debía desalojar las instalaciones.

Frente a la necesidad de compra, se acercaron nuevos creadores a la sala –el director Ciro Zorzoli y la iluminadora Eli Sirlin–, quienes pensaron junto a Cacace un atractivo proyecto de gestión para el futuro de Apacheta. Pero faltaba una pata más. Y entonces apareció el Instituto Nacional de Teatro (INT), que destinará fondos de una de sus líneas de fomento a la actividad teatral para evitar el cierre de la sala.

La decisión del INT surgió de la última reunión del Consejo de Dirección, celebrada el pasado 26 de febrero, donde se aprobó destinar un aporte económico de 1.000.000 de pesos para que Apacheta pueda continuar con su actividad en este espacio. El Instituto que dirige Marcelo Allasino tuvo en cuenta el proyecto que impulsan Cacace y sus nuevos socios, que tiene previsto agregar una sala nueva y un pequeño restaurante.

De esta manera, el INT asume su compromiso con la actividad en base a los fundamentos de la Ley de Teatro 24.800, que en su artículo 1 establece: “La actividad teatral, por su contribución al afianzamiento de la cultura, será objeto de la promoción y apoyo del Estado Nacional”.