El imaginario erótico del siglo XIX, en el Museo Nacional de Bellas Artes

12 de noviembre de 2014

La exposición reúne 65 obras realizadas por artistas europeos y argentinos, sobre el desnudo, el deseo, el voyeurismo y las musas.

La muestra "La seducción fatal. Imaginarios eróticos del siglo XIX", que reúne 65 obras realizadas por artistas europeos y argentinos de ese período sobre el desnudo, el deseo, el voyeurismo y las musas, se inauguró el 11 de noviembre, en el Museo Nacional de Bellas Artes.

El 90 por ciento de las pinturas, esculturas, grabados, fotografías e impresos que componen la exposición, curada por Laura Malosetti Costa, pertenece a la colección del Museo. Las obras seleccionadas siguen el hilo de la imaginería erótica de Occidente en el arte y en el gusto de los coleccionistas y públicos argentinos, y se organiza según los siguientes temas: erotismo y violencia: el rapto; prisioneras y cautivas; desnudo, voyeurismo y trasgresión, y seductoras fatales y musas modernas.

“El año 2014 marca el centenario del comienzo del quiebre de la Belle Epoque, de ese siglo XIX largo que está signado por una intensa movilidad. Fue el siglo con más innovaciones técnicas y cambios en las posiciones de poder en la sociedad”, contextualizó Malosetti Costa. En relación con el amor entre hombres y mujeres –agregó la curadora aludiendo al tema de la muestra– “hubo cambios que se inscribieron sobre la tópica erótica que está presente en los primeros mitos (el miedo por los encantos femeninos, la atracción entre los sexos, la violencia de los hombres, el deseo de sumisión de las mujeres) y que, en el siglo XIX, se vieron reconfigurados y lanzados a la nueva cultura de masas”.

Según explicó la especialista en arte, la exposición retoma estos temas haciendo eje en Buenos Aires. “Está presente el cruce entre la fascinación de los porteños por Manet, los escándalos que introdujo Eduardo Sívori, la cruzada por las nuevas formas del arte y el erotismo de Eduardo Schiaffino –fundador de este museo–, junto con la fotografía erótica que circuló por Buenos Aires, el cine erótico producido en la Argentina y los primeros tangos, llamados prostibularios, cuya música grabada puede escucharse”, detalló.

Algunas de las obras incluidas en el guión fueron restauradas durante meses. Es el caso de “La visión de Fray Martín”, realizada por Vicente Nicolau Cotanda en 1892, pintura que no se había exhibido en décadas. "Las áreas de restauración del museo realizaron un trabajo destacado para poner en movimiento el aparato público para el disfrute y goce de los argentinos, en forma gratuita y de libre acceso", subrayó la titular de la institución anfitriona, Marcela Cardillo, quien presidió la inauguración.

La muestra, que puede visitarse hasta el 15 de marzo de 2015 con entrada gratuita, fue organizada con el apoyo de la Biblioteca Nacional, institución que, como complemento de la imagen exhibida, convocó a veinte destacados escritores contemporáneos a componer textos sobre las obras.

“La idea de seducción involucra una idea de fatalidad y la deja al borde de su consumación. El arte erótico reposa en las ideas de seducción y de catástrofe. La seducción actúa en el mundo de las ideas. El concepto tiene una fuerte inscripción en todas las tendencias artísticas del siglo XIX”, teorizó el director de la Biblioteca Nacional, Horacio González, quien también participó del acto.

En diálogo con esta exposición, la Biblioteca Nacional inaugurará el jueves 13 “De la intención erótica al sueño pornográfico”, una muestra de grabados y publicaciones eróticas pertenecientes al acervo de la biblioteca, entre los que se destacan la colección L'Art et le Beau y el álbum Le Parnasse Satirique. Esta exhibición, también curada por Malosetti Costa, podrá recorrerse en la Sala del Tesoro Paul Groussac hasta el 15 de marzo de 2015.

Además, la TV Pública emitirá durante noviembre y diciembre una serie de micros en los que se conjugan las obras exhibidas y los textos inspirados en el tema.