El experimento Cortázar

27 de agosto de 2014

Matilde Sánchez, Gonzalo Aguilar y Luis Chitarroni repensaron el afán exploratorio presente en la producción del escritor.

Como parte de las Jornadas Internacionales "Lecturas y relecturas de Julio Cortázar", este mediodía se realizó el debate “Cortázar experimental”, del que participaron la periodista y escritora Matilde Sánchez, el investigador y ensayista Gonzalo Aguilar, y el escritor y editor Luis Chitarroni.

“Cortázar-Dunlop: autonautas en la pista del primer blog” fue el título de la ponencia con la que Sánchez abrió la mesa. La lectura de un fragmento de “Los autonautas de la comsmopista” (libro escrito por Cortázar en coautoría con su esposa, la fotógrafa canadiense Carol Dunlop, y editado en 1983) tuvo por objeto marcar un paralelismo entre esta obra y el relato autorreferencial hoy en boga en las redes sociales.

Para Sánchez, el principal hallazgo de Cortázar en “Los autonautas” es “su empleo de la foto para documentar la intimidad, por el modo en que las imágenes refuerzan la primera persona del relato, anticipando lo que dio en llamarse 'giro autobiográfico' de la narrativa y de la crónica latinoamericana”. Y agrega: “'Los autonautas' entrenaron el ojo del lector para saltar del texto a la foto combinando ambas normas, y comprendiendo y barajando todas las perturbaciones del sentido entre ambos”.

Según la expositora, la obra “indaga sobre la brecha entre el tiempo del autor y el del lector”. “Si bien Cortázar no podía imaginar ni las redes ni el blog, captaba con intensidad moderna los desafíos de una época que había visto por televisión la llegada del hombre a la luna”, concluyó la periodistas.

En su presentación, titulada “Mecánica popular (Cortázar técnico)”, Chitarroni planteó: “La cuestión de Cortázar experimental remite al sentido de imitación y de copia genial que tenía el autor”. En este sentido, añadió que Cortázar “tenía una enorme curiosidad por la literatura francesa e inglesa. Era un gran traductor y tenía un don de lenguajes extraordinario”.

En tercer término, Aguilar denominó su ponencia “Julio Cortázar: la conexión Brasil”. Lo experimental en el escritor –resaltó– “es un atributo entre muchos otros bastante diversos y algunos hasta opuestos al experimental”. Refiriéndose a los inicios del escritor en el mundo de las letras, agregó: “Cortázar comenzó a escribir en un momento muy especial de la posguerra, en el que hubo un retorno fuerte de las formas clásicas, que lo marcaron desde el inicio hasta el final de su vida”. Por último, con el acento puesto sobre el modo en que lo experimental funcionaba en Cortázar, Aguilar se refirió a las adaptaciones que, desde la música, se han hecho de los textos del escritor.

"Año Cortázar: Cien años con Julio" es una iniciativa organizada por el Ministerio de Cultura de la Nación, la Televisión Pública, el Museo Nacional de Bellas Artes, la Biblioteca Nacional, el Museo del Libro y de la Lengua, la Casa Nacional del Bicentenario y el Palais de Glace para celebrar el centenario del nacimiento del escritor.