Economía y cultura: una relación estratégica

16 de septiembre de 2011

Se reflexionó sobre los vínculos y polémicas entre los mercados culturales y los movimientos sociales.


Uno de los temas de debate, en el marco del IV Congreso Iberoamericano de Cultura, fue la importancia de la relación entre economía y cultura como uno de los pilares centrales para pensar y gestionar el desarrollo sostenible, la integración regional y el fortalecimiento democrático, indispensable para las producciones editoriales, cinematográficas, discográficas, musicales, artesanales y artísticas en general.

Durante la mesa “Economía y Cultura: una relación estratégica” se ha reflexionado sobre los vínculos y polémicas entre los mercados culturales y los movimientos sociales; las políticas de cultura como sustento de producción y consumo de bienes artísticos; y los desafíos para mejorar y abordar aquella interrelación fundamental.

“La cultura es una gran generadora de riquezas económicas con impacto social. Lo interesante de su relación con la economía es saber interpretar las cifras y mediciones que ésta nos ofrece para analizar ese mismo impacto de las actividades culturales y que nos llegue a todos”, afirmó la ministra de Cultura de Colombia, Mariana Garcés Córdoba.

Por su parte, el secretario ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, Emir Sader (Brasil), explicó: “La mercantilización y la globalización no hacen la democratización cultural. Todavía hoy, la diversidad de la cultura no logra traspasar las fronteras, incluso, de los países limítrofes. Necesitamos más políticas de producción cultural que vayan en contra de la monopolización”.

Además, estuvo presente en el encuentro el director adjunto de la Fundación Interamericana de Cultura y Desarrollo, Raúl Zorrilla Arredondo (México), quien agregó: “La cultura es el instrumento por excelencia para el desarrollo. Son totalmente compatibles ya que, fundamentalmente, en la economía la materia prima es la creatividad”.