Economía solidaria y el rol del Estado en la gestión cultural

30 de mayo de 2013

El jueves 30 de mayo, se llevó a cabo la mesa "Economía y valor de la cultura", como parte del Cuarto Congreso Argentino de Cultura.

Como parte de las actividades del Cuarto Congreso Argentino de Cultura, el jueves 30 de mayo por la mañana se llevó a cabo la primera mesa de reflexión y exposición bajo el eje temático “Economía y valor de la cultura”.

Las ponencias giraron en torno a cuestiones relacionadas con las industrias culturales, el valor de la cultura, la economía social y solidaria, y el rol del Estado en la gestión de productos culturales democráticos.

De la mesa participaron Migdalia Pineda de Alcázar, profesora e investigadora de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad del Zulia (Venezuela); Rodolfo Pastore, director del programa de Extensión Universitaria “Construyendo Redes Emprendedoras en Economía Social” de la Universidad de Tres de Febrero; Rodolfo Hamawi, director nacional de Industrias Culturales; Francisco Benítez, coordinador del programa de Producción y Economía de la Cultura del Instituto de Cultura del Chaco, y Hada Irastorza, coordinadora del programa “Corrientes, semana del diseño y la moda”.

“El concepto específico de industria cultural va tomando, cada vez, más forma. La cultura ha dejado de ser vista como patrimonialista y conmemorativa, y se ha comenzado a pensarla como productora, como parte de la economía de una sociedad generadora de empleo, de exportaciones y de valor simbólico”, sostuvo Rodolfo Hamawi.

Con respecto al concepto de economía solidaria, Pastore expresó que “es una estrategia contra la exclusión social” y la definió como un proceso en constante y creciente movimiento, donde las organizaciones sociales, cooperativas y emprendimientos desarrollan una economía distinta a la tradicional. En su exposición, también destacó que frente a la típica forma lucrativa, los emprendimientos de economía solidaria apuntan al bienestar de la sociedad, las comunidades y sus integrantes, organizándose bajo un paradigma vinculado a valores culturales de solidaridad y el compromiso cultural con la sociedad.

Unánimemente, los expositores concluyeron que el rol del Estado es el de regulador de escenarios. En ese sentido, Fransisco Benítez destacó como imperioso atender la realidad local, al estado específico de un sector, a su potencial desarrollo y al contexto. “Son premisas fundamentales para emprender políticas públicas. El desafío del Estado en relación con la producción cultural, por convicción y por obligación, es atender a los actores principales de los procesos culturales. La responsabilidad del Estado es escuchar y elaborar políticas culturales atendiendo a la demanda concreta de los protagonistas”, enfatizó.

Bajo el lema “Políticas para el desarrollo local y regional en el nuevo milenio. Hacia una soberanía cultural de la Patria Grande” el Cuarto Congreso Argentino de Cultura está organizado por la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación, el Gobierno de la Provincia del Chaco, el Consejo Federal de Inversiones (CFI) y el Consejo Federal de Cultura.