Representantes de la Fábrica de Arte Cubano, en la Argentina

18 de agosto de 2016

Es la primera vez que este centro cultural internacional visita nuestro país, con el objetivo de favorecer el intercambio cultural

Hace dos años, el edificio de una antigua fábrica de aceite, ubicada en el barrio de Vedado –centro político y administrativo de La Habana–, se transformó en un espacio integrador, un gran laboratorio de creación transdisciplinario que expone lo mejor del arte contemporáneo de Cuba. Creada por el músico y compositor Equis Alfonso (X-Alfonso), quien se inspiró en la Escuela Nacional de Arte de la Habana donde todas las manifestaciones artísticas coexisten armónicamente, la conversión de la Fábrica de Arte Cubano (FAC) en un espacio cultural se concretó en febrero de 2014, gracias al apoyo del Ministerio de Cultura de Cuba. Con el objetivo de fortalecer los vínculos y el intercambio cultural, dos representantes de ese centro, Inti Herrera –cineasta y curador audiovisual– y Rosemary Rodríguez curadora de artes visuales, están en la Argentina, invitados por la directora Nacional de Promoción Exterior de la Cultura, Magdalena Ayerra –que depende de la Secretaría de Integración Federal y Cooperación Internacional del Ministerio de Cultura de la Nación–, para recorrer espacios culturales y conocer las disciplinas artísticas de nuestro país.

Un espacio para el intercambio

Para Herrera y Rodríguez, la Fábrica de Arte Cubano es un lugar abierto al intercambio de ideas entre las diversas expresiones culturales que conviven en el edificio. Se trata, según ellos, de un proyecto impulsado por la necesidad de rescatar, apoyar y promocionar la obra de artistas de todas las ramas de la cultura –cine, música, danza, teatro, artes plásticas, literatura, fotografía, moda, diseño gráfico y arquitectura–, y con un fuerte anclaje en las artes visuales, que a través de su integración arte/artista promuevan el acercamiento directo entre el público y el creador.

En sus primeros dos años, la FAC ha tenido grandes resultados y un impacto sociocultural importante en el país, ya que también realizan un fuerte trabajo para integrar a la comunidad a través de proyectos para niños y adolescentes. El hecho de que la Fábrica ofrezca un acercamiento diferente a la cultura y sus diversas manifestaciones ha logrado atraer al público joven que, usualmente, no visita las galerías y museos cubanos. Romper con esa distancia que se genera cuando se coloca al arte en un pedestal y hacerlo más humano es parte de su misión. Y ahora, además, la institución abre sus horizontes para fomentar el diálogo con otros creadores fuera de Cuba.

Gira cultural

Desde que pisaron Buenos Aires, el 15 de agosto, Herrera y Rodríguez no dejaron de empaparse de nuestra cultura. Ya estuvieron en Fábrica Perú; el Konex; la Usina del Arte; La Verdi; la Casa Central de la Cultura Popular; y el Museo Nacional de Bellas Artes. Además, tuvieron un encuentro con el Sector Audiovisual en el Centro Cultural Recoleta, donde también participarán del Programa de residencias sobre gestión de la cultura, compartiendo jornadas de convivencia y mesas de trabajo con once referentes del campo cultural y social que conducen distintas organizaciones.   

“Estamos encantados de estar en esta ciudad en la que se respira la cultura en cada una de sus calles”, dicen, a solo dos días de haber llegado a la capital argentina.

Esta es la primera vez que la institución cubana visita nuestro país para nutrirse de información e ideas nuevas, buscar diferencias y similitudes, y desarrollar un intercambio real entre las diversas acciones que realizan las instituciones.

Durante toda la semana, sus representantes continuarán recorriendo museos, compartiendo experiencias y conociendo diferentes áreas y aspectos de la cultura nacional y podrán dialogar sobre las diferentes realidades de ambos países y evaluar las posibilidades de un trabajo en conjunto de cara al futuro.

La gira terminará en la ciudad de Córdoba, donde visitarán, entre otras cosas, el Mercado de Arte, el Espacio RAMONA, el Cine Club Municipal Hugo del Carril, el Espacio 75 y el Espacio Flores.