Debates sobre Universidad y Cultura en el Pre MICA Centro

07 de julio de 2012

De la charla participaron Horacio González, Vicente Batista y Vicente Zito Lema.

Como parte de la tercera y última jornada del Pre MICA (Mercado de Industrias Culturales Argentinas) de la región Centro, se desarrolló una mesa-homenaje para conmemorar los 400 años de la Universidad Nacional de Córdoba y reflexionar sobre los vínculos entre cultura y universidad.

Participaron el director de la Biblioteca Nacional, Horacio González; la rectora de la Universidad Nacional de Córdoba, Carolina Scotto; el escritor y periodista Vicente Batista; y el poeta y escritor Vicente Zito Lema.

Batista se refirió al nacimiento de la Universidad Nacional de Córdoba, en 1922: “Fue cuna de una revolución que culminó en modificación de la enseñanza y la cultura argentinas y latinoamericanas”, señaló el escritor, al tiempo que se refirió a las revueltas sucedidas en 1918, en Córdoba. “Los jóvenes universitarios de entonces, comenzaron a pedir mejoras y luego recibieron el apoyo de todos los universitarios del país y también de todos los colegios secundarios. Los movimientos superaban los 10.000 manifestantes. Lo que comenzó siendo un humilde pedido, se convirtió en un movimiento revolucionario que culminó en la Reforma Universitaria que nació en Córdoba y se extendió al país y a toda Latinoamérica”.

A su turno, Horacio González reflexionó sobre la historia y la cultura cordobesas y sus vínculos con la Universidad Nacional de Córdoba: “Esta provincia ocupa un lugar destacado en el mapa cultural de Argentina. A lo largo de la historia, ha conformado una cultura distinta a la de Buenos Aires, pero también diferente a la indigenista. Así, en la historia y la cultura cordobesas, está la providencia, pero también la cuna de la revolución. Por eso Córdoba y su Universidad, son los espacios mas adecuado para sostener un replanteo de las autonomías de la Argentina, pensar el presente, hacer política, y replantear los cimientos sobre los cuales se forman las instituciones escolares del país”, explicó el sociólogo.

“Hay que contribuir a limpiar palabras como vida lenguaje y memoria. Sin vida no hay lenguaje. La vida nos pide continuamente que la defendamos incluso a mordiscones. También hay que combatir a aquellos que quieren olvidar porque sin memoria no hay vida”, señaló Zito Lema. Y agregó: "Al soñar un mundo nuevo, lo sueño más humano y con una universidad pública. Creo que tenemos que hacernos cargo de los 400 años de historia de la Universidad y luchar por una universidad realmente pública, universal y volcada al bien común. Esto implica formar profesionales con sentido del bien común. Amemos y cuidemos la universidad, luchemos para que sea realmente pública y veámosla como un proyecto que simbolice todo lo que queremos para este país”.

Por último, Scotto se refirió a la Reforma Universitaria de 1918: “Se construyó un mito reaccionario de la Reforma: los reformistas no querían parecerse a Tucumán y a Buenos Aires, sino que defendieron la reconstrucción de una ciudadanía universitaria, una visión latinoamericanista de la universidad y reclamaron por la movilidad social. En Córdoba esta reforma ha resultado un lastre, porque lejos de construir memoria, construye idealidades, conservadurismo. Por eso creo que este homenaje debería permitirnos repensar los 400 años para tener un futuro y poder cambiar esta situación. Hay que recuperar la memoria. Esto significa ser conscientes de la herencia pesada y rígida para tratar de reconstruir y de reformar”.