Debate sobre las producciones discográficas argentinas en el exterior

04 de junio de 2011

Con una mesa integrada por músicos y productores, se analizaron las herramientas para insertar y comercializar la música argentina.

El reconocido productor musical Tomás Cookman encabezó el panel “Herramientas para la inserción de producciones discográficas argentinas en el mercado internacional”, el sábado 4 de junio en el Mercado de Industrias Culturales Argentinas (MICA). Junto a él estuvieron los músicos y productores Tweety González y Rafael Arcaute, y el productor Sebastián Krys, bajo la moderación de Laura Tesoriero, de Epsa Music.

Cookman, productor de grandes bandas como Los Fabulosos Cadillacs, se refirió a los canales alternativos para difundir música como el sitio de Internet My space, aunque aclaró: “que te siga un millón de personas no te asegura que vendas más discos o hagas más conciertos”. “Los números no importan, es difícil estar en la lista de la revista Billboard”, señaló en referencia a la poca venta que generan algunos artistas nuevos. 

A modo de ejemplo, citó a una banda de Barcelona que “si llega a vender mil discos para nosotros es un éxito pero con su último disco lograron un montón de comerciales y eso ya representa un éxito”, aseguró el productor musical.

También, destacó el fenómeno del tango en el exterior y específicamente en Estados Unidos: “allá sigue siendo un género exótico”.

Otro género que mencionó fue el chamamé: “lo veo como algo interesante, creo que hay que insertarlo en festivales de World music y en las convenciones internacionales de música.

El productor y músico Tweety González habló sobre la actualidad de la música argentina en el exterior y consideró que “el dueño de una disquería no puede estockear por un año un disco de tango, el lugar en la batea vale mucha plata”. 

Por su lado, Rafael Arcaute –también músico y productor- señaló que “es importante mencionar que todo lo que pasó con la música en español se generó acá, en Argentina”. A la vez que sugirió la necesidad de “cambiar el discurso de lo que es considerado popular aquí porque es muy difícil comercializarlo afuera”. “Se siguen exportando los clásicos de siempre y no está mal, pero hay que hacer también un llamado de atención porque es extraño que nada nuevo interese en el mercado”.

El productor Sebastián Krys dijo, sobre las dificultades de comercializar la música argentina en el exterior que “a veces es un problema de honestidad porque una de las cosas que hacen que uno se conmueva con algo es la honestidad artística”. “Hay que conectarse con el público porque si lo hacés con una persona lo podés hacer con veinte, con mil”, resaltó el productor a la vez que insistió en “volver a lo que importa que es el contenido y eso es lo que te va a conectar con la gente”. 

Del 2 al 5 de junio, en el complejo Tribuna Plaza (Av. Del Libertador 4405, Ciudad de Buenos Aires), se desarrolla, con entrada libre y gratuita, el Mercado de Industrias Culturales Argentinas (MICA), el primer espacio en Latinoamérica que concentra en un mismo lugar las distintas ramas que componen el sector audiovisual, editorial, musical, de videojuegos, de artes escénicas y de diseño.

Organizado por la Secretaría de Cultura de la Nación, junto con los ministerios de Industria; de Turismo; y de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, el MICA cuenta con una superficie total de 13.603 m², con stands institucionales y espacios para los seis sectores de las industrias culturales presentes, diseñados junto con las cámaras e instituciones convocadas.

El encuentro abre sus puertas de 10 a 22 para profesionales y trabajadores de las industrias culturales que se hayan acreditado en la página web, y, a partir de las 18, puede ingresar el público general para disfrutar de espectáculos artísticos.