Debate plural sobre el pensamiento nacional en Neuquén

28 de noviembre de 2014

El encuentro se desarrolló en el Capítulo Patagonia Norte de los Foros por una Nueva Idependencia.

Neuquén, 27 de noviembre de 2014.- “La discusión de un nombre: qué decimos o qué pensamos cuando hablamos de pensamiento nacional” fue el título de la mesa que abrió esta tarde el Capítulo Patagonia Norte de los Foros por una Nueva Independencia, que organiza el Ministerio de Cultura de la Nación en la Universidad Nacional del Comahue hasta el sábado 29 de noviembre.

“No siempre se puede pensar en una época desde la distancia crítica que supone que el poder es de otros, porque el poder contamina, produce discusiones morales, no es cristalino; el poder es tensión, conflicto, negociación”, afirmó el secretario de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional, Ricardo Forster, en uno de los pasajes más celebrados de su exposición.

La decana de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Comahue, María Beatriz Gentile, y la socióloga e investigadora Maristella Svampa también debatieron y analizaron el concepto de pensamiento nacional en el aula magna de la casa de altos estudios.

Forster instó a “seguir discutiendo, pero sabiendo el drama propio de nuestra época, las oportunidades que se abren y los peligros de que se clausuren estos procesos de oxigenación y de vida”.

“Vivimos un momento histórico de grandes desafíos y enormes dificultades. Si hoy volvimos a debatir estas cosas es porque algo estamos generando, estamos despertando odio y molestando al poder real”, manifestó el secretario.

Gentile retomó a José Carlos Mariátegui –pensador marxista peruano– y se refirió a la idea de una Argentina en una lucha de clases. “En el siglo XIX, la Nación fue pensada en términos de comunidad política, mientras que en el siglo XX, ese concepto fue desplazándose”, diferenció.

La decana de Humanidades dijo que aparece “un ideologema de la doble Argentina, la Argentina del litoral, la Argentina profunda, oligárquica”. “Es en este contexto donde surge la corriente del pensamiento nacional que va a producir una lectura profunda”, agregó Gentile. “Pensar la nación sigue siendo válido; hay que pensarla como problema, como algo inacabado, que supera la idea de dos Argentinas”, propuso.

“No pienso en autores, tampoco apelaría a tradiciones políticas ni a enfoques disciplinarios porque nadie tiene el monopolio del pensamiento nacional”, aclaró Svampa al iniciar su ponencia.

“En América Latina existe la tradición del pensamiento crítico, y el pensamiento nacional tiende necesariamente a cuestionar”, aseveró la investigadora. Sobre el final, sostuvo: “Necesitamos recuperar la dimensión crítica del pensamiento, más allá de los gobiernos de turno y de los poderes políticos, económicos y mediáticos; necesitamos recrear un saber experto independiente y comprometido con los sectores más vulnerables”.