Cuttica y su mirada artística, por primera vez en el Bellas Artes

15 de abril de 2015

La muestra que recorre las obras del pintor desde la década del '70 hasta el presente, puede visitarse hasta el 31 de mayo.

“La mirada interior”, la primera muestra integral de Eugenio Cuttica que llega al Museo Nacional de Bellas Artes y reúne pinturas, esculturas e instalaciones interactivas desde los años '70 hasta la actualidad, tuvo el martes 14 de abril una inauguración multitudinaria.

“Exponer acá es muy emocionante para mí, porque desde los 14 años visito el Museo para ver obras como las de Fader, Berni o Seguí. Este edificio siempre fue como un templo, un lugar sagrado para mí; y esta exposición es una manera de desarrollar el legado que ellos dejaron en mí”, expresó Cuttica.

Durante el acto, el Museo vio colmada la capacidad del pabellón de exposiciones de la planta baja y los visitantes debieron ingresar por tandas. Acompañaron a Cuttica la directora ejecutiva del MNBA, Marcela Cardillo; el curador de la muestra, Pablo De Monte; y autoridades y personalidades del arte y la cultura.

“Esta es una muestra consagratoria”, definió De Monte y luego detalló: “Armarla nos llevó cerca de siete meses: juntar la obra, seleccionarla, hablar con coleccionistas. La exposición funciona como una suerte de retrospectiva, pero no hicimos foco en la cuestión cronológica, sino que la armamos de acuerdo con aspectos expresivos o visuales”.

Por su parte, Cardillo manifestó: “Es muy importante hacer una retrospectiva como la de Eugenio Cuttica, en la cual se involucran todas las áreas del Museo; y la excelencia del montaje tiene que ver con cómo trabaja el MNBA”.

La exposición cuenta con tres obras de grandes dimensiones elaboradas por el artista especialmente para esta muestra, y también incluye el cuadro de Fernando Fader “El corral de las cabras”, de 1926, perteneciente a la colección del Mueso. De Monte explicó: “Cuando surgió la idea de hacer esta muestra, le preguntamos a Eugenio sobre los cuadros que él había visto como estudiante y resultó que su obra preferida era esta de Fader”. El curador agregó: “Creemos que el Museo tiene una dimensión formativa para los artistas. Ahora está en el público encontrar las conexiones con la pintura de Cuttica, pero ahí están”.

Al respecto, el artista contó: “La obra de Fader no se sabe si es figurativa o abstracta. Y casualmente ayer, después de 40 años, me di cuenta de que lo que yo vengo haciendo deriva también de este concepto”.

En la apertura de “La mirada interior”, que puede visitarse hasta el 31 de mayo, también hubo tiempo para disfrutar de la música de cámara: la orquesta Capella Pellegrina interpretó “El canto de Luna”, pieza musical compuesta por el director Gustavo Twardy inspirada en uno de los cuadros del pintor.

Cuttica también se mostró sorprendido por la cantidad de asistentes: “Esta exposición ha sido hecha para la gente. Considero que el artista tiene una función social, y he trabajado toda mi vida para dejar un mensaje. Espero que vengan a verla muchos más”.

Cardillo agregó en la misma línea: “Esta muestra es una propuesta muy atractiva. Hemos tenido una inauguración exitosa, con muchísima afluencia de público, que es lo que pretendemos: que el MNBA sea un museo de puertas abiertas”.