Conocé a cuatro de los emprendedores que van a representar al país en MICSUR

14 de octubre de 2016

El Mercado de Industrias Culturales del Sur tendrá lugar entre el 17 y 20 de octubre en Bogotá, Colombia

Del 17 al 20 de octubre, 60 emprendedores argentinos van a representar al país en MICSUR (Mercado de Industrias Culturales del Sur) en Bogotá, Colombia. Fueron elegidos entre 1400 aspirantes que se postulares para participar de tres días de rondas de negocios, presentaciones, ferias y shows. El objetivo de este mercado regional -que tuvo su primera edición en 2014- es promover la circulación de cultura entre los países, fortalecer el comercio de bienes y servicios culturales, potenciar aún más el intercambio entre las naciones y colaborar a que la región se conforme como una unidad comercial de peso y expansible a todos los continentes. 

Rolando Vilca, de Jujuy, es uno de los emprendedores que viajará a Colombia, como representante comercial del proyecto Hobotnica. "Se trata de un emprendimiento de profesionales jujeños -ingenieros en informática y diseñadores multimediales, entre otros- que desarrollamos software para sistemas web, dispositivos PC y celulares. Empezamos a desarrollar para Jujuy, para un evento muy importante que sucede allí que es la Fiesta Nacional de los Estudiantes. Hicimos juegos, como “Jujuy triviados”, y demás aplicaciones para la fiesta. Por otro lado, somos un equipo que fue seleccionado para trabajar en un proyecto denominado CILO(Centro de Investigación Local), que dependía de una universidad, pero al ver que el proyecto se caía, decidimos juntarnos y comenzar a trabajar por nuestro propio medio. Coincidimos en las necesidades y problemáticas del desarrollo tecnológico, y confiamos en nuestras capacidades y la trayectoria de cada uno de los integrantes para ponernos a trabajar en ello. Comenzamos buscando clientes locales, nacionales y ahora queremos proyectarnos a nivel internacional", explica Vilca. Hobotnica es uno de los 10 seleccionados para representar a la Argentina en la categoría Diseño. ¿Qué significa el nombre? "Al principio éramos ocho los integrantes del equipo de trabajo y el pulpo tiene ocho tentáculos. Entonces, buscamos ese término en varios idiomas hasta que dimos con hobotnica, que significa pulpo en lituano, y nos gustó como sonaba", responde. El objetivo que tienen respecto a su participación en MICSUR es presentar su producto a otros argentinos y también al mercado internacional. "Estuve escuchando lo que tienen nuestros compañeros del sector, son cosas increíbles. Creo que si estamos convencidos de que lo que hacemos es bueno, y tenemos la confianza de que esto se puede vender, nos va a ir muy bien. Queda el tema de armar una plataforma, para que esto no se desvanezca, ni quedemos con una idea de esto, sino que esto sea continuo, todos los meses. Y que tenga una continuidad de que todos los proyectos nacionales los conozcan los argentinos. Si empezamos a tener más identidad por lo nuestro, vamos a salir más convencidos a decir, te vendo Argentina, a cualquiera, y en cualquier parte del mundo", dice Vilca. 

Gabriela Halac pertenece al sector Editorial de MICSUR y viajará en representación de “DocumentA / Escénicas”. "Somos un espacio de producción artística, difusión y producción editorial. Estamos dentro de una sala de teatro independiente, que además tiene editorial y una librería especializada, en Córdoba. Y nosotros con la editorial trabajamos con artistas de las artes escénicas, visuales, y de la literatura. Nuestro proyecto tiene como particularidad una forma de trabajo sobre la materialidad del libro, rescatando ciertos aspectos de la tradición editorial, y poniéndolos en juego en ediciones que tienen una visión de la edición como práctica artística contemporánea. Son libros muy particulares. Nuestros autores son, por ejemplo, Emilio García Wehbi, Santiago Loza, Cipriano Arguello Pitt, Ileana Diéguez, Federico Irazábal. Trabajamos tanto lo que es la producción del libro como obra, la reversión de obras que han tenido su versión, por ejemplo, en una exposición de artes visuales, o en una sala de teatro, en una producción escénica. Obras que luego son nuevamente revisadas, para hacer una versión libro de ellas. Por otro lado, artistas que quieren producir libros/obras. Y después lo que tiene que ver con la línea de pensamiento, que estamos interesados en pensadores transdisciplinares, que aborden la problemática de las prácticas artísticas contemporáneas", explica.

-¿Cómo conocieron el MICSUR?

Yo estaba en Buenos Aires y había un autor español, Guillermo Heras, a quien le había editado un libro, y que estaba en el MICSUR de Mar del Plata en 2014. Entonces me inscribí y fui a llevarle libros y a reunirme con él, de curiosa.  

Después estuve en el MICA (Mercado de Industrias Culturales de Argentina) de 2015, de Berazategui, los MICA Produce, y también estuve en San Juan. Siempre estuvimos cerca de este proyecto que nos pareció una política súper necesaria, un espacio de formación, de intercambio, y posibilitador de instancias de profesionalización, y de proyección internacional en nuestros trabajos. Sobre todo para nosotros, que estamos en Córdoba, poder estar en un espacio de trabajo con gente de toda la Argentina, o con gente del Mercosur, ya que son instancias que te ayudan a condensar el trabajo y a generar redes de trabajo a lo largo del tiempo; y seguirlo sosteniendo. Muchas veces la gente que vino al MICSUR 2014 la seguí viendo, o ahora me los pienso encontrar en Colombia. Y la continuidad, principalmente en el campo editorial, que son proyectos que tienen su temporalidad un poco suspendida, porque no son artes vivas. Creo que es fundamental sostener estos espacios para que nosotros -como emprendedores- podamos crecer, aprender y ofrecer lo que tenemos a otras personas que no tenemos directamente a la mano en nuestra cotidianeidad.

¿Qué expectativas tienen, en “DocumentA / Escénicas”, para Bogotá?

Nuestra ida a Colombia es una posibilidad de seguir en un camino de poder colocar nuestra producción en un mercado latinoamericano. Trabajamos con autores latinoamericanos, no solamente argentinos. Ileana Diéguez, es cubana, pero vive en México hace muchísimos años; en este momento estamos con un libro de André Carreira, que es de Brasil; hemos editado a Guillermo Heras, de España, y también tenemos proyectos con Chile. Entonces, poder colocar nuestra producción dentro de un mercado latinoamericano es fundamental, y esas son nuestras expectativas. Además de ponernos en contacto con artistas que quieran también sumar sus aportes a producciones conjuntas, poder coeditar, generar lazos con instituciones que estén interesadas en este tipo de proyectos. Que son proyectos de largo aliento, a largo plazo, un libro lo podemos hacer entre seis meses y un año y medio, tenemos mucho trabajo de investigación editorial, trabajamos materialmente el libro desde aspectos muy cuidados de la edición. Y entonces es un tipo de material precioso que queremos compartir, y poder también seguir pensando de qué maneras puede generar interés en otros.

Nahuel Gallo, cofundador de "Placerholder Studio" y Tomás Oulton, uno de los dueños de "Game on! El arte en juego" por su parte, van a Bogotá como representantes del sector Videojuegos. "Nuestra empresa es un estudio de videojuegos que se fundó en 2012. Al principio éramos chicos de secundario que querían hacer jueguitos, ahora estamos en el proceso de ser un poco más serios. Y nos acercamos a MICSUR y estamos realizando actualmente juegos para mobile y pc; nuestro proyecto “más conocido” es Súper proyecto Isaac, que es un plataformer en 2d, donde controlas a diferentes personajes y cada uno tiene habilidades diferentes para afrontar el nivel. Hay personajes que vuelan, que rompen paredes, que pegan doble salto, ese tipo de cosas, es de aventuras", dice Gallo. El objetivo que persigue en MICSUr es "buscar inversiones y contactos para tener a futuro", además de ganar visibilidad para la marca. Oulton dice sobre su empresa: "Nos dedicamos desde hace ocho años a la producción de muestras de arte, que combinen la tecnología con el arte. Por ejemplo muestras de arte robótico, arte con inteligencia artificial, bioarte, que es arte con organismos vivos. Todas esas exhibiciones las hacemos en grandes centros culturales y una de nuestras muestras, que se llama Game On! El arte en juego, es la que ha sido seleccionada para participar en el MICSUR de Bogotá". Sobre sus expectativas respecto a MICSUR, agrega: "Nuestra muestra tiene una visión sobre el arte en los videojuegos, del mismo modo que existe el cine comercial y el independiente. El comercial tiene Hollywood como la  meca de los desarrolladores comerciales, existe la contraparte en el Oso de Berlín, o en Cannes, o en Sundance, que son lugares donde los directores de cine independiente se presentan para ganar premios, con relación a otros valores que tienen las películas. Esto mismo se está dando en el ambiente de los videojuegos, que es un mercado que supera en tamaño de facturación al del cine. Así como hay videojuegos comerciales que facturan millones y millones de dólares, más que las películas, también existen los videojuegos independientes. Son desarrolladores que han formado parte del proceso de creación de videojuegos y que, en determinado momento, quieren desarrollar sus propias producciones; entonces apelan a videojuegos que son emotivos, serios, que abarcan la política, la salud, la educación, y necesitan un lugar donde mostrarse. Como en Latinoamérica no hay, Game on! El arte en juego es el único lugar en donde estos videojuegos tienen espacio para ser mostrados. Nuestro trabajo consiste en generar estos lugares, buscar espacios, centros culturales, sitios como el Planetario de la Ciudad de Buenos Aires, en donde estos juegos se muestran y se hacen conocer al público masivo. Esta convocatoria nos la tomamos en serio, y presentamos un dossier muy completo con todos nuestros “pergaminos y medallas”. Y por suerte nos vieron con una visión que es la que nosotros queríamos mostrar, esta otra cara de lo videojuegos, y nos eligieron por eso".

Para Gallo y Oulton, no se trata de su primera participación en MICSUR. Participaron de dos ediciones de MICA (Mercado de Industrias Culturales de Argentina) y de la primera del MICSUR, que tuvo lugar en Mar del Plata. 

-¿Cómo repercutió su participación en MICA y MICSUR anteriores?

-Fantástico, estamos muy agradecidos por el espacio que nos ceden, dice Tomás Outlon. La persona que está a cargo de videojuegos, que es Alejandro Iparraguirre, nos conoce desde hace muchos años, ve nuestro trabajo y él coincide en nuestra visión de que mostrar la industria de videojuegos implica también mostrar lo que se está haciendo en videojuegos independientes y experimentales. Argentina es uno de los principales países de la región, en cuanto al desarrollo de videojuegos, y eso permite que haya una masa crítica de desarrolladores, que justifica que ya haya una cantidad de personas que estén trabajando en videojuegos experimentales.