Concluyó en Tucumán “Huella argentina” con la promesa de volver

23 de marzo de 2015

El encuentro recorrió, durante tres días, cada una de las regiones musicales de la patria, de la mano de artistas consagrados y emergentes.

Después de tres jornadas intensas, donde la música de raíz folklórica y algunos de sus creadores más prolíficos fueron protagonistas indiscutidos, concluyó, el lunes 23 de marzo en Tucumán, un nuevo encuentro de “Huella argentina”, el ciclo diseñado por el Ministerio de Cultura de la Nación y, en esta edición, la Universidad Nacional de Tucumán, para dar visibilidad a aquellos artistas que no frecuentan el circuito de festivales.

Para Virginia Ríos, directora del Centro Cultural Virla –espacio donde se desarrollaron los conciertos desde el viernes 20– "este encuentro fue un triunfo para todos". “Es un orgullo poder mostrar todas las propuestas de los músicos emergentes", sostuvo, a la vez que reiteró el agradecimiento del Virla "por ser escenario de un encuentro de tanto nivel y jerarquía".

La jornada de cierre arrancó con la poesía del tucumano Mariano Barrionuevo, quien sedujo al público con canciones de su autoría, entre ellas, "Como ven los pajaritos", una de sus últimas creaciones.

La noche iba tomando forma, con las gradas del Virla colmadas para recibir al dúo Wagner-Taján, que integran los virtuosos Vilma Wagner y Tato Taján. En el color de sus voces se distinguieron los paisajes más hermosos de un amplio cancionero popular, no solo nacional, sino latinoamericano. La chilena Violeta Parra se dio cita a través del dueto de La Plata, que levantó al público en aplausos al interpretar una inolvidable versión de "Qué he sacado con quererte". Otro de los creadores esenciales de estos tiempos, Jorge Fandermole, asomó en los acordes de "Diamante", una de sus canciones más celebradas.

El encuentro de músicos, que recorrió cada una de las regiones musicales de la patria, presentó seguidamente al rosarino Martín Neri, con su particular manera de decir y contar la vida cotidiana. "Estoy muy feliz por estar acá y por compartir con amigos que hacen bien", confesó antes de regalar algunas de sus letras más populares, como "Canción del árbol", el animado vals peruano "La semilla", la zamba "Leyenda de migas", y uno de sus temas nuevos: "La espantamuertos".

El rosarino también tuvo palabras de reconocimiento a quien considera "un artista fundamental, un hombre de río que no deja de crear y sorprender". Con estas palabras dio paso a un gualambao, ritmo creado por Ramón Ayala, a quien honró con su música.

Para la despedida, más palabras de agradecimiento: "Es un placer encontrarse con gente tan transparente; lo que antes era una utopía hoy es una realidad", concluyó Neri.

El broche final de la segunda edición de “Huella argentina” estuvo a cargo de los jujeños de La Cangola Trunca, cuyo set de sonidos azoró al Virla por la potencia y la calidad interpretativa de este trío. "Casa real", con melodía de bandoneón; "La noche de los chayueros", del músico tucumano Pepe Núñez; y "Domingos de junio" y "Letanía por Juan", también de Núñez, marcaron la huella que estos tres jóvenes artistas dejaron bien firme en los tres días que duró el encuentro de músicos en Tucumán.