Concluyó en La Rioja un encuentro de artistas que dejó huella

27 de febrero de 2015

La primera edición de "Huella argentina" tuvo lugar del 24 al 26 de febrero. La próxima parada será en la provincia de Tucumán.

La edición inaugural de “Huella argentina”, el encuentro de músicos abierto al público organizado por el Ministerio de Cultura de la Nación del 24 al 26 de febrero, musicalizó La Rioja durante tres días, en los que se sucedieron clases y zapadas, guitarreadas y conciertos que los artistas convocados compartieron con más de 1500 personas.

“No todos somos músicos, pero todos pudimos hacer música”, comentó Sergio Sánchez, participante de los talleres de percusión y de armado de instrumentos. Este fue solo uno de los 12 talleres pautados –a los que se agregaron otros cinco fuera de programa–, en los que los asistentes supieron confluir en una sinergia especial, rodeados de nogales, pinos y palmeras, cañaverales y parras.

Además de las charlas, las clases, y los espacios alternativos y espontáneos, el broche de cierre de la primera edición de "Huella argentina" fueron los conciertos del dúo Nuevo Cuyo, Omar Moreno Palacios, Diego Schissi Quinteto y del trío conformado por Aleix Tobías, Luna Monti y Juan Quintero, también coordinador del encuentro.

Uno de los talleres clave para el desarrollo de la dinámica grupal fue el de Silvia Zerbini: "Destaco la alegría, el sentirse crecer, la entrega y la espontaneidad. El que se hayan animado a la comunicación, a tocarse y emocionarse para mí ha sido un gran logro", expresó la bailarina y docente, quien también destacó la importancia de unir la vida con el aprendizaje, propuesta rectora de “Huella argentina”.

Mariana, docente oriunda de La Rioja, pero residente en Mendoza desde hace 35 años, contó que le sirvió mucho el taller de armado de instrumentos del que participó. "El paneo de ritmos españoles me gustó porque tienen mucha similitud con nuestros ritmos. Entenderlos y ver cómo es la acentuación me fue útil", dijo.

Otra de las asistentes del público, Adriana Martinetti, viajó especialmente desde Mendoza para ser parte del encuentro gratuito. "Llegué hasta aquí porque una amiga riojana compartió este evento. No me dedico a la música, pero me mueve mucho y pensé que era una oportunidad que no había que perderse", manifestó.

El músico Carlos “Negro” Aguirre fue uno de los artistas que compartió estas jornadas de convivencia e intercambio. "De entrada, la modalidad de la propuesta me sedujo un montón. Si bien hay una grilla de actividades, también suceden otras que son espontáneas, donde se muestra el verdadero interés de cada músico. Todos tenemos preguntas para hacerles a los demás, y eso para mí es el germen del verdadero encuentro".

Aguirre también reflexionó sobre el significado de “Huella argentina” y sostuvo: "Pienso en todos los referentes que legaron obras importantes y cuya impronta nosotros tomamos. La huella es la continuidad de un pensamiento que trasciende una generación y que va dejando una marca”.

Ismael Grossman, integrante del quinteto de Diego Schissi, fue otro de los que se entusiasmaron con lo que estaba viviendo. "Es una alegría; la estoy pasando muy bien escuchando, tocando, divirtiéndome con amigos. Hay un intercambio fluido. La gente del lugar es linda y ayuda mucho el contexto".

Por su parte, Andrés Beewsaert, pianista y cantante de Aca Seca Trío (con Juan Quintero y Mariano Cantero), comentó: "No vine como participante oficial de la programación, pero sí a acompañar". La velada del miércoles 25 compartió escenario con Fandermole y anoche, con Diego Schissi y su quinteto.

"Hubo mucho aprendizaje, crecimiento, curiosidad, descubrimiento de músicas y compositores nuevos, de gente que, si bien conocía de nombre, es hermoso volver a encontrar; no son cosas que pasen seguido", añadió Beewsaert y también dijo: “Por lo general, a los músicos que uno admira los ve en el escenario o en algún reportaje en la tele respondiendo preguntas que no te surgieron a vos, pero acá tenés la posibilidad de hablar con la gente".

La próxima parada del proyecto será el Centro Cultural Eugenio Flavio Virla, de la Universidad Nacional de Tucumán, ubicado en la capital provincial, donde, del 20 al 22 de marzo, un nuevo grupo de músicos, coordinado por Topo Encinar, vivirá la segunda edición de “Huella argentina”.