Comenzaron los cursos de luthería en la Casa Central de la Cultura Popular

08 de septiembre de 2015

Se trata de talleres de formación profesional, que se dictan los martes y miércoles, en la Villa 21-24

Los cursos gratuitos de formación profesional de Luthería comenzaron con gran convocatoria y entusiasmo el martes 8 de septiembre, en la Casa Central de la Cultura Popular, de la Villa 21-24.

La iniciativa surge de un trabajo conjunto entre el Ministerio de Cultura de la Nación; el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación; y la Asociación Argentina de Luthería (AAL). Los talleres, derivados del programa de presentación de Luthiers y Músicos del Ministerio de Cultura, "Antes fue Árbol", brindan a sus participantes una introducción a los principios de la luthería.

Durante la clase inicial, estuvieron presentes el director de la Casa, Mario Gómez; la coordinadora general de los talleres, Eugenia Nogueira; y la coordinadora del programa "Antes fue Árbol", Andrea Llama.

El curso, coordinado por los profesores Facundo Soto y Silvia Spina de la AAL, se dicta los martes, de 13 a 17, y los miércoles, de 16 a 20, y ya cuenta con una matrícula de 30 alumnos. El programa apunta a la formación teórica para el desarrollo de conocimientos en ajuste, tecnología de las maderas, diseño y expresión artística, y la formación práctica para promover las habilidades y destrezas relacionadas con el manejo de herramientas para la construcción y reparación de instrumentos.

Gómez describió a la iniciativa como un sueño: "Me pone muy contento y estoy muy orgulloso de que durante mi humilde gestión pueda desarrollarse este taller, que es el comienzo de algo mucho más ambicioso. Ojalá el día de mañana podamos tener una fábrica de instrumentos musicales en la Villa 21-24". Y agregó: "Como todo comienzo seguro será difícil, pero ya es reivindicativo que el Estado haya pensado en este barrio como sede de la cultura y nos dé herramientas para crecer".

Nogueira, quien fue la encargada de darles la bienvenida a los participantes, manifestó que para la Casa Central de la Cultura Popular el taller de luthería era una deuda pendiente, ya que el oficio "además de un arte, es una herramienta de trabajo que puede dar la posibilidad a muchos músicos de hacer sus propios instrumentos".

"Por suerte hoy, gracias al empuje de la ministra Teresa Parodi y las políticas públicas desarrolladas de forma mancomunada entre los diferentes organismos del Estado, la luthería ocupa un lugar central y depende de ello que la industria argentina pueda dar batalla en el mercado a nivel nacional e internacional", afirmó la coordinadora de los cursos.

Llama, por su parte, expresó que desde la cartera se está trabajando fervientemente "para que la luthería vuelva a ser un oficio nacional y una fuerte herramienta de trabajo". "Lo que emprendemos es la difícil tarea de profesionalizar a los músicos y profundizar la industria nacional de la música, para que el día de mañana se desarrollen múltiples puntos de venta de instrumentos de primera calidad hechos en nuestro país", concluyó.