Cinco historias exitosas de Puntos de Cultura

28 de junio de 2016

El programa que acompaña los proyectos culturales de organizaciones sociales y redes comunitarias lanzó su cuarta convocatoria

Puntos de Cultura es un programa del Ministerio de Cultura de la Nación creado para acompañar proyectos culturales que llevan adelante organizaciones y redes comunitarias en el territorio nacional, tomando como modelo el programa Cultura Viva que funciona en Brasil desde 2004. La 4ta. Convocatoria del programa otorgará $16.800.000 en subsidios y otros $9.000.000 en el fortalecimiento de redes de cultura comunitaria, encuentros nacionales y regionales, capacitaciones, intercambio de experiencias, circulación de producciones culturales y más. Además, se podrá solicitar asesoramiento para la presentación de los proyectos online y de la documentación requerida, en cualquiera de sus 5 líneas de apoyo. La convocatoria estará abierta durante todo el año, pero habrá tres instancias de evaluación de proyectos, la primera cierra el 30 de junio. Mirá más información acá

En la Argentina, la Red Nacional de Puntos de Cultura cuenta con 450 organizaciones que trabajan con diferentes poblaciones y transforman la vida de sus comunidades a través de la cultura y el arte. De cara a la cuarta convocatoria del programa, algunas de ellas nos contaron su experiencia.

  1. Celina De La Rosa, integrante de Claroscuro, de Tucumán

“Somos una agrupación de comunicadores y realizadores audivisuales. Llevamos adelante el proyecto De la calle a la pantalla, una iniciativa que busca promover las producciones culturales de organizaciones sociales y barriales. Desde que somos un Punto de Cultura trabajamos con distintos grupos de personas y con artistas populares y nos encontramos con realidades diferentes. El programa vino a atenuar los problemas con los que nos topamos constantemente quienes trabajamos desde lo independiente. Nuestro objetivo es aportar, desde lo audiovisual, a la difusión de grupos y de artistas populares y movimientos culturales locales. Ayudar a que tengan mayor visibilidad y más herramientas, otro lenguaje para comunicarse. Lo que más nos potenció fue el intercambio con grupos independientes. Hacer productos de calidad, para Tucumán, es fundamental para nosotros”.

  1. Maluca Cirianni, directora de la Casa Torcuato Tasso, de la Ciudad de Buenos Aires

“En nuestro espacio hacemos talleres de arte para niños, jóvenes y adultos del barrio de la Boca. Tiene impacto en más de 250 personas. Ser parte de Puntos de Cultura nos permitió conocer otros espacios culturales comunitarios y ese intercambio es muy importante. Además, el programa nos brindó subsidios para poner en funcionamiento la sala de cine y teatro del barrio. Eso posibilitó tener, por primera vez, cine en la Boca, donde hasta ese momento no había sala. El año pasado, los adolescentes del grupo organizaron “Jóvenes en foco”, el primer festival de cine y fotografía realizado por jóvenes y para jóvenes, al que vinieron muchas personas de distintos lugres del país. Los muchachos pudieron conocer e intercambiar experiencias con otros, que es lo más importante de este programa. Y este año van a hacer el segundo, a fines de octubre”.

  1. Margarita Palacio, presidenta de la Asociación de mujeres La Colmena, de la Ciudad de Buenos Aires:

“Nuestra organización tiene una gran trayectoria: nació con la llegada de la democracia como Centro de Comunicación Popular “Renaciendo” y de ahí surgieron la Colmena, la radio y otro tipo de actividades. Cuando vimos la convocatoria del programa, ya éramos un grupo con largo camino recorrido. Nuestra organización brinda múltiples servicios, tanto en el área social, como en lo educativo, lo comunitaria y lo cultural. Es una agrupación territorial grande, compuesta por gente de la comunidad. Formar parte de Puntos, por un lado, nos ayudó a ordenaros en la parte formal, que es todo un desafío y lleva mucho tiempo. Y, por el otro, fue un gran fomento a nuestra actividad cultural, porque teníamos el proyecto de construir una sala de grabación, aunque fuera pequeña, para que la orquesta juvenil popular pudiera grabar demos, la gente de la radio comunitaria sus spots, para que la usen los chicos del jardín y para poder grabar a los grupos musicales del barrio. La construcción era muy cara y el incentivo del Estado fue de gran apoyo, fue un gran empujón y un fortalecimiento a nuestros proyectos”.

  1. Silvia Bove, presidenta de Chacras para todos, de Mendoza

“Somos un grupo de teatro hecho por vecinos, para vecinos. En 2012 empezamos a ser un Punto y nos gusta mucho, nos sentimos acompañados todo el tiempo. Ser parte del programa nos fortaleció mucho como organización porque nos ayudó a organizarnos en cuanto a la sistematización de la información y nos permitió integrarnos con otros grupos y trabajar en redes. También nos ha dado un impulso muy grande en cuanto a la toma de decisiones. En el momento en el que nos postulamos, éramos un equipo de docentes trabajando en distintos territorios, con vecinos y grupos culturales de esas zonas para constituir cooperativas que trabajaran en diversas disciplinas: percusión, plástica, muralismo. etcétera. Y trabajamos muchísimo, hasta que lo conseguimos. Organizarnos nos dio mucha trascendencia en el territorio, nos posicionó muy bien, los vecinos confían en nuestro labor y en las  organizaciones de las que formamos parte”.

  1. Roberto Villalba, presidente del Centro Cultural Flotante Siete Corrientes, de Corrientes

“Nuestro centro fue creado a partir del rescate y transformación de un antiguo y ruinoso puerto flotante sobre el río Paraná. Formar parte de Puntos de Cultura nos ayudó mucho con el proyecto que queríamos llevar adelante. Nos facilitó parte del equipamiento que necesitábamos, como aparatos de sonido, proyector, filmadora y también nos dio un poco de dinero en efectivo para gastos, que nos fue de mucha ayuda. Otra cosa interesante es que te permite conocer a los Puntos de Cultura de todo el país y abarca bastantes lugares de nuestro territorio. Gracias a eso, a los encuentros que realizan, nos fuimos conociendo entre todos e intercambiando experiencias con personas de toda la Argentina. Además, nos dio visibilidad a nivel nacional y más allá, porque a nosotros también nos hicieron un reportaje desde Brasil, dado que el nuestro es el único Centro Cultural flotante de Latinoamérica”.