Baltasar Garzón: "La Argentina ha sido proactiva en materia de derechos humanos"

30 de mayo de 2013

El abogado y jurista español, radicado en la Argentina, participó del Cuarto Congreso Argentino de Cultura.

Como parte de las actividades del Cuarto Congreso Argentino de Cultura se llevó a cabo, el miércoles 28 de mayo a las 20, la charla "Justicia y Derechos Humanos: a 200 años de la Asamblea del año XIII", con la participación de Baltasar Garzón, Gustavo López y Carlos Gonella.

"La cultura y los derechos humanos siempre van unidos. Las políticas de gobierno deben integrar la Declaración de los Derechos Humanos, ya que la justicia siempre debe estar próxima al ciudadano y no al poder económico de las corporaciones. Las víctimas no pueden quedar desamparadas. Por ello, es importante defender el modelo de justicia modernizada, donde se libera el acceso a los cargos judiciales para abandonar el anterior que es medieval", disparó Baltasar Garzón, abogado y jurista español, radicado en la Argentina. Y agregó: "La Argentina ha sido proactiva, en estos últimos años, en materia judicial y derechos humanos. Está a la vanguardia, por ejemplo, en relación con los derechos de la mujer, del matrimonio igualitario, de género".

Además, Garzón comparó la cultura argentina de los derechos humanos con la española y afirmó: "En España, la cultura de los derechos aplicada al ciudadano, a los más vulnerables y desfavorecidos, no contó con la respuesta esperada. Más de la mitad de la población española no tiene idea de qué fue la dictadura de Franco. No hay un movimiento por las víctimas tan grande como sucede en la Argentina, sobre todo, por parte de los jóvenes". Para finalizar, sentenció: "Vivimos en una sociedad multicultural. La interacción, el diálogo, el mestizaje permitirán un mayor compromiso con quienes nos representan. Ese es nuestro deber, porque ellos son administradores de los tres poderes, pero el único titular es el pueblo".

El fiscal argentino Carlos Gonella, por su parte, reflexionó sobre el rol de revisar la historia y la memoria colectiva no solo como un instrumento para evocar experiencias pasadas, sino como factores activos de elaboración y disputas simbólicas que también refieren al presente. "La política de la memoria hizo que muchos castigaran revisar el pasado y compararan el actual régimen de gestión política con el nazismo cuando, en su momento, eran quienes festejaban la dictadura en la Argentina", sostuvo Gonella. Y concluyó: "Desde 2003, se comenzó a transformar el panorama con diversas políticas para incentivar una memoria que involucra lo público y lo privado. Como consecuencia, se inició un camino para abordar distintos temas antes no profundizados, como por ejemplo, lo sucedido durante la Asamblea de 1813. Hoy, festejando su Bicentenario".

A su turno, el subsecretario general de la Presidencia de la Nación, Gustavo López, debatió sobre el avance de la justicia, en relación con las penas de reclusión en cárceles comunes, para genocidas que participaron de la dictadura cívico-militar argentina. "Recuperar la soberanía popular, a partir de 2003, acompañó la política de los derechos humanos que, a su vez, inició una política de Estado para impulsar los juzgamientos a los golpistas y genocidas", expresó López, además de destacar la importancia y el protagonismo de los organismos de derechos humanos que avanzaron notablemente para llevar a cabo los procesos judiciales. Además, reflexionó sobre el rol de la política como herramienta indispensable para los gobiernos democráticos: "La política inició una recuperación del valor de la democracia como valor en sí mismo. Algo que se había perdido durante varios momentos de la historia argentina. Sin política no hay justicia ni derechos humanos. Es ella la que define el camino judicial".

Bajo el lema "Políticas para el desarrollo local y regional en el nuevo milenio. Hacia una soberanía cultural de la Patria Grande", y organizado por la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación, el Instituto de Cultural de Chaco, el Consejo Federal de Inversiones (CFI) y el Consejo Federal de Cultura (CFC), el Cuatro Congreso Argentino de Cultura propone mesas de debates, conferencias y talleres de los que surgirán lineamientos para establecer, consolidar y profundizar políticas culturales de cara al futuro.