Balance del primer encuentro nacional sobre manifestaciones del patrimonio vivo

14 de agosto de 2015

Se llevó a cabo el 13 y 14 de agosto, en el Centro Cultural Kirchner

El Primer Encuentro Nacional de Patrimonio Vivo, organizado por el Ministerio de Cultura de la Nación el 12 y 13 de agosto en el Centro Cultural Kirchner, propuso dos jornadas de charlas gratuitas sobre procesos de patrimonialización de manifestaciones culturales inmateriales, a cargo de veinte especialistas de ocho países, un taller teórico-práctico sobre la salvaguardia de este patrimonio, y demostraciones artísticas que dieron color a los debates.

“Las charlas y la reflexión llevadas adelante a lo largo del Encuentro permitieron cumplir el objetivo de instalar el debate sobre el patrimonio vivo. Todo lo expuesto en las distintas mesas de discusión, ponencias, cortos y manifestaciones vivas han enriquecido a cada uno de los actores participantes”, analizó la subsecretaria de Cultura Pública y Creatividad del Ministerio de Cultura, María Elena Troncoso, responsable de la actividad, que contó con el apoyo de la Unesco y de Canal Encuentro y la TV Pública.

La mesas y charlas temáticas convocaron a investigadores, estudiantes, profesores, educadores, artistas, trabajadores de la cultura del ámbito público y privado, comunidades, ONG, organizaciones intergubernamentales y de la sociedad civil, y público general. Además, fueron transmitidas en vivo vía streaming a través del sitio del ministerio (www.cultura.gob.ar).

En tanto, las conclusiones de los distintos debates y actividades serán publicadas en el sitio web del Encuentro, patrimoniovivo.cultura.gob.ar.

Una de las exposiciones más destacadas fue la que ofreció el historiador y gestor cultural brasileño Célio Turino, artífice del programa de descentralización cultural denominado Puntos de Cultura, durante la mesa sobre Programas educativos y difusión del patrimonio cultural inmaterial.

“En las sociedades contemporáneas, vivimos un proceso de transformación de los deseos e incluso del alma; todo se convierte en mercancía. Esto se relaciona con las pocas posibilidades de conquista de autonomía y emancipación. En este escenario, emerge la violencia urbana, la falta de respeto y la explotación”, denunció Turino y propuso: “Hay que unir tradición con innovación; hay que pensar a la política pública con amor y potencia, porque cuando se trabaja así, la gente se empodera y transforma su realidad”.

El tango, la murga y la payada también fueron temas de reflexión. El antropólogo e investigador especializado en el estudio del tango bailado en Buenos Aires Hernán Morel participó en la mesa sobre patrimonio cultural inmaterial y sostenibiliad, y evaluó: “En un mundo dominado por la mera lógica del consumo, el secreto de la vigencia centenaria del tango es que siempre está dispuesto a dar más de lo que recibe. Por eso, la clave para que el tango siga siendo un patrimonio vivo y sostenible tal vez sea abrir cada vez más puertas de entrada al género, puertas amplias que permitan comunicar el tango que se hace en nuestros días con el que hicieron quienes nos antecedieron. Ese sería un buen legado para los futuros tangueros”.

Otra de las actividades centrales de formación fue el taller teórico-práctico sobre entornos legislativos y políticos para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial, coordinado por la arquitecta uruguaya Gabriela Pacheco Piñeyro y dirigido a trabajadores del áreas.

Como complemento de las mesas temáticas, diversos artistas realizaron demostraciones de diferentes disciplinas: las randas textiles, las coplas, las payadas, el canto qom o el toque de tambores.

"Creo que esta convocatoria fue muy importante. Lo interesante de esto es el intercambio. Nosotros tratamos de exponer, a través de la palabra y la improvisación, cuál es la función del payador, dentro de todo este movimiento en donde la payada ha sido declarada patrimonio del Mercosur”, comentó la argentina Marta Suint, una de las protagonistas de la ronda de payadores que se realizó al finalizar la mesa sobre el patrimonio cultural inmaterial y su relación con las comunidades.

Este encuentro inauguró un espacio de discusión federal y democrático entre los diferentes actores sociales que hacen a este patrimonio, para promover el conocimiento y el respeto hacia las distintas prácticas culturales.

Los objetivos de las jornadas fueron conocer el estado de la cuestión en los ámbitos provincial, nacional y regional; identificar necesidades de salvaguardia y las posibles medidas por implementar; discutir metodologías, técnicas e instrumentos oportunos; delinear políticas de salvaguardia y definir lineamientos para un Plan Nacional de Patrimonio Vivo.

Como parte del Encuentro, se organizaron un concurso de relatos fotográficos y cortos audiovisuales, y otro de textos escritos sobre la temática, que se presentaron durante las jornadas. Los audiovisuales ganadores se proyectaron en el Espacio INCAA Cine Gaumont y las fotografías distinguidas pueden verse hasta el 21 de agosto en el Espacio Caloi, Alsina 1169, Ciudad de Buenos Aires, con entrada gratuita.