Artistas e intelectuales saludan a los museos

18 de mayo de 2016 Museos

Leé lo que dijeron Beatriz Sarlo, Guillermo Kuitca y Darío Sztajnszrajber, entre muchos otros, sobre el Día Internacional de los Museos.

Bajo el hashtag #FelizDíaMuseos, el Ministerio de Cultura de la Nación inicia una campaña para saludar a los museos en su día, relatando experiencias, subiendo fotos a las redes sociales o recordando anécdotas. Para eso, hablamos con artistas e intelectuales que nos contaron el valor de los museos en sus vidas, alguna anécdota, y nos dieron motivos para celebrarlos.


GUILLERMO KUITCA* Y LA IMPORTANCIA DE LAS COLECCIONES

“Lo que prefiero es una colección, más que un museo. La del Museo Nacional de Bellas Artes la conozco desde muy chiquito; tengo muchos recuerdos de la infancia. Me tomaba el 67 para ir al colegio y tenía la oportunidad de bajarme y dar una vuelta. Una de mis primeras visitas fue a una muestra antológica de Cézanne y Miró. Tenía 6 años y recuerdo haber hecho una cola larguísima con mi papá para verla”.

“El Museo Nacional de Bellas Artes es muchas cosas: un edificio, un equipo; pero, sobre todo, es una colección. Es en ese Museo donde vi a los grandes maestros del arte argentino. Los museos deben ser celebrados y de muchas maneras. Desde el público, visitándolos; y desde las autoridades, protegiéndolos. Una visita a un museo es cada vez más interesante en sí misma”.

*Guillermo Kuitca es artista plástico.


BEATRIZ SARLO*, AL SAAVEDRA CON HUMOR

“Como la mayor parte de la gente, visité un museo por primera vez porque me llevaron. Se acercaba el 25 de mayo y una tía maestra organizó una excursión al Museo Saavedra. Después fuimos a comer choripanes en unas parrillas tiradas por allí entre los yuyos. Mi tía, no sé si para que la visita fuera inolvidable, también me compró una Coca-Cola. La persuasión de la Coca-Cola creo que no está en Bourdieu”.

*Beatriz Sarlo es escritora y ensayista.

 

DARÍO SZTAJNSZRAJBER*, EL CABILDO Y LA SEÑAL DE DIOS

“El Museo del Cabildo es mi museo favorito. Nos permite repensar los mitos fundacionales de nuestra identidad desde la experiencia viva de un edificio, cuya presencia muestra al mismo tiempo lo permanente y lo contingente. Es el mismo lugar, la misma arquitectura y, sin embargo, se encuentra plenamente atravesado por los cambios de época, por el devenir de la historia”.
“En el Cabildo estuvimos grabando una temporada de Mentira la verdad (programa de Filosofía que produce el Canal Encuentro), bajo el formato de una ‘clase pública’. Mientras me encontraba explicando un texto de Walter Benjamin sobre la idea del mesianismo, comenzó a sonar la campana de la Catedral, acaso advirtiéndonos de nuestra herejía. O tal vez por lo contrario: quizás era Dios que nos dio una señal de que, Benjamin, al final, tenía razón”.


*Darío Sztajnszrajber es filósofo.

 

LAURA MALOSETTI COSTA*, DE LA MANO DE SU ABUELA

“Entré por primera vez a un museo cuando era una niña, de la mano de mi abuela Mercedes. Ocurre que el Museo Nacional de Artes Visuales de Montevideo queda en el Parque Rodó, donde los niños van a jugar los fines de semana. Me quedó un recuerdo imborrable del cuadro Un episodio de la fiebre amarilla, de Juan Manuel Blanes que, entonces, estaba casi a la entrada, como recibiendo a los visitantes. Tal vez ese recuerdo orientó luego mis decisiones como estudiante. ¿Por qué entré esa primera vez al museo? Habría que preguntarle a mi abuela, que era divina y murió muy joven”.

*Laura Malosetti Costa es doctora en Historia del Arte, Académica de Número de la Academia Nacional de Bellas Artes, nacida en Montevideo y residente en Buenos Aires.

 

EDUARDO VILLAR* Y UN VIAJE FANTÁSTICO
 
La primera vez que entré en un museo, era muy chico. Fue a principios de los 60, obviamente con mis padres, que solían llevarnos a mí y a mi hermano a diferentes museos. Recuerdo por lo menos cinco, y cuatro de ellos eran literalmente un viaje: el Museo de Ciencias Naturales de La Plata, el Museo Histórico de Luján, el Museo Naval de Tigre, el Museo Quinquela Martín, en La Boca, y el único que nos quedaba cerca, el de Bellas Artes. Para mí esas excursiones infantiles eran la entrada a mundos fantásticos. Los museos siempre me producían el efecto alucinante de una cámara de maravillas. 
Todavía hoy espero, cuando entro a un museo, que se produzca aunque sea algo de aquella chispa que se encendía en mi cabeza frente a una gigantesca bala de cañón en el Museo Naval, frente a La Porteña en Luján, frente a un esqueleto o un animal embalsamado en La Plata o frente a los colores de los barcos de Quinquela.

* Eduardo Villar es periodista de Clarín.

 

PAULA ZACHARÍAS*, LA QUE LLEGA ANTES QUE NADIE

“Elijo el Museo Nacional de Bellas Artes. Específicamente, soy muy feliz en la sala donde están El despertar de la criada, de Eduardo Sívori; Sin pan y sin trabajo, de Ernesto De la Cárcova, y La vuelta del Malón, de Ángel Della Valle. Gracias a mi profesión, puedo meterme en el detrás de escena: llegar antes de las inauguraciones para ver los montajes o visitar los depósitos. ¡Me encanta!”.

*Paula Zacharías es crítica de arte del diario La Nación.


OPERAPRIMISTAS

Patricia Viel y Lucía Pellegrini son dos de las elegidas en el concurso Opera Prima, que reúne 51 artistas emergentes de todo el país y expone sus obras hasta el 11 de julio, en la Casa Nacional del Bicentenario.

“Es importante saludar a los museos en su día porque son espacios fundamentales para una ciudad. Son lugares de encuentro por excelencia de gente, de obras, de ideologías, de historia. El museo tiene una magia propia. Cuando era chica amaba ir al museo, aunque me daba miedo también. Cuando empecé a estudiar Bellas Artes, mi mayor fantasía era poder participar, algún día, de una muestra. Cada paso que di en un museo fue un sueño cumplido”. (Patricia Viel)

“Vivo en Puerto Madryn, Chubut. El museo de mi ciudad es el que el nos reúne a todos los artistas de ahí; que seremos, más o menos, cuarenta. El museo es el ente nucleador: a partir de ahí salen seminarios, charlas y encuentros. La importancia del museo es primordial, como debe suceder en todos lados". (Lucía Pellegrini)

El Día Internacional de los Museos es una iniciativa que el Consejo Internacional de Museos (ICOM) realiza cada año desde 1977. El objetivo de la celebración es sensibilizar a la comunidad sobre el hecho de que “los museos son un medio importante para los intercambios culturales, el enriquecimiento de culturas, el avance del entendimiento mutuo, la cooperación y la paz entre los pueblos”. Para esta edición, el ICOM propuso la consigna “Museos y Paisajes Culturales”.


Si querés ver toda la programación de los museos para este día, hacé click acá.