Arte urbano y memoria en la ex ESMA

25 de octubre de 2014

La ministra de Cultura de la Nación, Teresa Parodi, estuvo presente en el encuentro que vistió de música y color los pabellones del predio.

Cientos de personas se congregaron, el sábado 25 de octubre, en el predio de la ex ESMA, donde participaron de talleres artísticos y disfrutaron de conciertos en vivo, durante el Tercer encuentro de Arte Urbano y Memoria, con la presencia de la ministra de Cultura de la Nación, Teresa Parodi.

"El arte es una herramienta de la vida, transformadora, y todo lo que pasa en este espacio, en todo este tiempo, ha sido definitivo. La primera vez que sonó una guitarra, la primera vez que una voz dijo un poema, emocionadamente, cambió el aire de este lugar. Este espacio es indestructible, porque desde aquí recordaremos siempre a los 30.000 que lucharon por el país que tenemos hoy, y nos van a acompañar por siempre", dijo Parodi desde el escenario.

Desde las 15, el público y los artistas vistieron de música y color los pabellones del espacio de la ex ESMA, avenida del Libertador 8151, de la ciudad de Buenos Aires, donde funcionó el centro clandestino de detención, tortura y exterminio de la última dictadura.

Al ingresar en el predio, los visitantes pudieron observar inmensas imágenes con temáticas de medios de comunicación y dictadura: son parte de una selección de diez murales que, a partir de una convocatoria previa, en septiembre, quedaron incluidos en el evento.

Las actividades también incluyeron clínicas y talleres de stencil, a cargo de la artista Nazza Stncl; de percusión y ritmo, por el Choque Urbano; de serigrafía, por el Colectivo Tormenta; y de hip hop, con Gabriel "RuLock" Pineda. El grupo Urban Condition dictó un taller de breakdance, tricking y laboratorio de movimientos acrobáticos para principiantes.

Voces de identidad latinoamericana hablaron de "respeto" y de "humildad" al ritmo de puro hip hop y las palmas acompañaron al grupo Iluminate. También tocaron Leo García y Miss Bolivia, entre otras bandas.

"Es muy fuerte que este lugar se haya podido transformar y haya podido cambiar su energía. Las veces que hemos venido siempre ha sido fuerte tocar acá. Tiene un nivel de carga emocional bastante grande", dijo el director del Choque Urbano, Santiago Albín.

Cinco integrantes del Choque Urbano brindaron una clase de unos 40 minutos, un lapso que hicieron música con tubos de PVC.

Sara, una visitante, participó de ese taller y luego recorrió el predio de la ex ESMA. "Está bueno que se le dé un nuevo sentido a este espacio. Es un lugar donde pasaron cosas horrorosas, pero hoy se puede venir a hacer otro tipo de actividades. No hay que perder la memoria de lo que pasó", dijo.

El encuentro, organizado por el Ministerio de Cultura de la Nación y el Espacio Memoria y Derechos Humanos, fue un espacio de reunión, intercambio, reflexión y participación juvenil, como modo de aportar a la construcción de un país más democrático e inclusivo.

La iniciativa impulsa y reivindica el arte urbano en todas sus ramas, y su aporte a la promoción y la defensa de los derechos humanos y los valores democráticos. E incorporó nuevas formas de expresión, que integran movimientos contraculturales que intervienen el espacio público para explicitar otros discursos, miradas y voces alternativas al discurso dominante, y colaboran en la tarea de transmitir y mantener viva la memoria.

"No puedo evitar no acordarme de Néstor Kirchner, aquel día en que, en este lugar, abrió las puertas para que entraran los organismos de Derechos Humanos y empezara a cambiar profundamente la historia de lo que vivimos y de lo que no debemos olvidar", expresó Parodi.

Además de Parodi, participaron del encuentro el subsecretario de Promoción de Derechos Humanos de la Nación, Carlos Pisoni; la artista y nieta recuperada Catalina de Sanctis Ovando; y el subsecretario de Promoción de Derechos Culturales y Participación Popular del Ministerio de Cultura, Emiliano Gareca.