Arte Gráfico italiano en el Bellas Artes: el reino del revés

26 de agosto de 2015

Una colección de matrices de grandes grabadores de los siglos XVI al XX puede verse hasta el 25 de octubre

La original muestra "Los maestros del Arte Gráfico italiano”, que reúne matrices trabajadas por grabadores de los siglos XVI al XX, provenientes del Instituto Central para la Gráfica de Roma, se inauguró el martes 25 de agosto en el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA).

La exposición, que puede visitarse hasta el 25 de octubre, presenta una selección de planchas de metal que los grabadores utilizaban como “moldes” para estampar las imágenes sobre papel mediante distintas técnicas calcográficas, como el buril, el aguafuerte, la punta seca y el aguatinta. “Es como ver la cocina del artista, la intimidad de su trabajo”, indicó Ángel Navarro, curador de la muestra.

“Los grabadores tenían que empezar la obra a la inversa –explicó Navarro–, porque hacían una imagen que luego salía impresa en el sentido contrario: un modo muy particular de pensar la obra”.

Del acto de apertura participaron la directora ejecutiva del Museo Nacional de Bellas Artes, Marcela Cardillo; la directora del Instituto Central para la Gráfica de Roma, Maria Antonella Fusco, y el ministro consejero de la Embajada de Italia en la Argentina, Stefano Canzio, entre otras autoridades.

La muestra forma parte de las celebraciones por “El Año de Italia en América Latina”, que incluye durante 2015 actividades culturales, científicas y económicas de intercambio e integración entre el Gobierno italiano y los países de la región.

El Instituto Central para la Gráfica de Roma, del Ministerio Italiano para los Bienes y las Actividades Culturales, es la institución que conserva y valoriza centenares de impresiones, diseños, fotografías, videos, y más de veinte mil planchas para la impresión y negativos fotográficos.

“Los artistas italianos han tenido una enorme actividad en el mundo del grabado, no solo en la creación, sino también en la difusión de obras maestras”, comentó Navarro. “Y la calcoteca romana posee la colección pública más grande del mundo en este campo. Estas planchas documentan el grabado desde el siglo XVI hasta nuestros días”, agregó el curador.

Por su parte, Cardillo destacó que esta muestra “genera un diálogo muy interesante con la colección del MNBA, que posee muchísimas obras de arte italiano en grabados, pinturas y esculturas”. Uno de los artistas que integran la exposición es Giovanni Battista Piranesi (1720-1778), de quien el museo nacional cuenta con una gran colección que actualmente se exhibe en la sala 18, en la planta baja.

Navarro comentó al respecto: “En esta muestra, hay tres planchas realizadas por Piranesi, entre las que hay una muy interesante que el artista comenzó a trabajar, pero luego desechó y la trabajó del otro lado”. “Por eso la plancha está expuesta de modo tal que puedan verse ambas caras”, agregó.

Otros de los grabadores que integran la exhibición son Marcantonio Raimondi, Federico Barocci, Giovanni Benedetto Castiglione, Salvator Rosa, Giuseppe Vasi, Giovanni Volpato, Carlo Carrà, Giorgio Carrà, Giorgio Morandi, Giuseppe Capogrossi y Carla Acciardi.

Fusco definió la exhibición como “un experimento”. “Nunca se muestran estas matrices, lo que se muestra y lo que se conoce es la estampa –dijo–. No suele pensarse que las grandes obras de arte surgen de las matrices, donde puede leerse el gesto del artista”.

Por último, Cardillo invitó al público a participar de las visitas guiadas de esta muestra, que, de la mano de especialistas, proponen el ejercicio de leer estas piezas en negativo: “Una de las funciones del museo es su carácter educativo. Y estas placas son el proceso intermedio entre la creación del artista y el producto final, que es el grabado o el aguafuerte”.

La muestra puede visitarse, con entrada libre y gratuita, en las salas 11, 12 y 13 de la planta baja del MNBA, que está abierto al público de martes a viernes de 11.30 a 19.30, y sábados y domingos de 9.30 a 20.30.