museo

Museo Mitre

Museo Mitre

Orígenes y creación

Las gestiones del diputado nacional Dr. Manuel Carlés hicieron posible que unos meses después de la muerte de Bartolomé Mitre se sancionase la ley Nº 4943 por la cual se autorizaba al Poder Ejecutivo comprar el inmueble donde vivió el patricio para formar el Museo Mitre (26 de junio de 1906).

Como primer director fue nombrado Alejandro Rosa, quien había compartido con Mitre sus pasiones por los estudios históricos y numismáticos, plasmadas en su momento con la fundación de la Junta de Historia y Numismática Americana, institución que en 1938 cambió su nombre y hoy es la reconocida Academia Nacional de la Historia.

Gracias a la celeridad en las tareas de organizar el museo sus puertas se abrieron al público el 3 de junio de 1907. Un primer objetivo fue editar numerosos volúmenes de documentación histórica y el Catálogo de lenguas americanas (archivo en PDF).

Tras el deceso de Rosa, fue nombrado director honorario un nieto de Mitre, Luis Domingo Mitre. En dicho período fue muy importante la acción de Rómulo Zabala quien hizo editar los catálogos del museo y de numismática, prosiguiendo la transcripción y publicación de los papeles del archivo colonial. Cabe destacar que el 21 de mayo de 1942 el museo fue declarado monumento histórico nacional.

Posteriormente le cupo a Juan Angel Fariní la conducción de la institución en dos períodos (1948-1956 y 1966-1973), época durante la cual se recuperaron elementos originales de la casa, como así también la adquisición de óleos y retratos de Mitre. Entre 1956 y 1966 otro nieto del patricio, Jorge Adolfo Mitre, ejerció como director honorario, procediéndose a realizar numerosas refacciones del edificio.

A partir de 1973 ocupó la dirección del museo un bisnieto del general, Jorge Carlos Mitre, incrementándose sensiblemente su patrimonio gracias a un gran número de donaciones y adquisiciones.

 

El edificio

El Museo Mitre es una casa museo de gran valor patrimonial en el sentido histórico y cultural.

Esta fue la casa que habitó el General Bartolomé Mitre y su familia desde 1859 hasta su muerte en 1906. Al finalizar su presidencia (1862-1868), Mitre, quien alquilaba la casa, no disponía de fondos para comprarla, por lo cual se constituyó una comisión popular que se la obsequió en agradecimiento por los servicios prestados a la patria. En 1907 la casa fue comprada por el Estado Nacional y luego decretada monumento histórico en 1942. Por su parte, el general Mitre donó todo el patrimonio que la misma contenía.Poco antes de fallecer el general Mitre fue su voluntad, expresada verbalmente a sus herederos, que donaran al Estado sus valiosas colecciones, biblioteca, archivo, monetario americano y muebles.
Esta donación se llevó a cabo en la Escribanía General de Gobierno y copia de la misma fue remitida años después al museo por el que fue escribano Mayor de la Nación, don Jorge Garrido.

El diputado Manuel Carlés presentaba en el Congreso de la Nación un proyecto propiciando la compra de la casa por parte del Estado a fin de convertirla en museo público. El proyecto fue aprobado por unanimidad y se convirtió en ley el 26 de junio de 1907. Dicha casa fue adquirida por ley de la Nación Nº4943 del 27 de junio del mismo año, de manera que el museo inaugurado el 3 de junio pasó a ser propiedad del Estado y se convirtió en monumento nacional el 21 de mayo de 1942.

Es un museo de ambientación histórica, representativo de costumbres y modos de vida de la sociedad argentina en la segunda mitad del siglo XIX y un importante centro bibliográfico, documental y numismático, que a través de más de cien años de vida ha sido de incalculable valor para el historiador investigador y un importante centro de estudios.

De esos bienes, los más utilizados hoy en día por estudiosos e investigadores de todo el mundo son la Biblioteca Americana (que representa la historia intelectual de un hombre del siglo XIX) y el archivo histórico, con cerca de 53.000 documentos (que incluyen cartas, proclamas, medallas y monedas) que nos legó Mitre.

En el Museo Mitre tenemos el testimonio vívido de una casa de origen colonial de 1785 con tres patios (uno de los cuales fue convertido en auditorio en 1937) y un agregado de 1883 realizado por el hijo de Bartolomé Mitre --el ingeniero Emilio Mitre-- en “los altos” de la casa, donde se ubicó a la biblioteca americana y lo que hoy es la sala Moores y la dirección. Allí vivió Emilio con su familia y este sector responde al estilo art nouveau.

La casa contiene en general mobiliario en diferentes estilos y es así como comienza a cumplir con un aspecto de su función cultural como representación de una parte de la historia del mueble, de la pintura, de la arquitectura, etc.
Hoy en día una casa museo puede verse no sólo como una representación visual del pasado sino como un abanico de posibilidades y potencialidades que se abre gracias a la tecnología, la cual permite el acceso al patrimonio no sólo para el visitante real sino también el acceso virtual del visitante remoto.

Surge, entonces, de esta casa museo, no sólo el modo de vida y la historia de las ideas de uno de los constructores de la argentina moderna y padre de la historiografía argentina, sino también toda una tarea derivada del propio patrimonio en las diversas áreas de investigación y desarrollo de ciencias auxiliares de la historia, tales como la archivística, la conservación, la numismática, la medallística y la estadística como fuente de conocimiento histórico.

Desde 1978 el museo cuenta con la inestimable colaboración de la Asociación de Amigos del Museo cuyo presidente es el Embajador Juan Eduardo Fleming.

Abierto de lunes a viernes
Jueves: entrada libre y gratuita para todo público.
Lunes, martes, miércoles y viernes: entrada libre y gratuita para escolares, jubilados, pensionados, discapacitados y docentes.