museo

Museo Histórico Nacional del Cabildo y de la Revolución de Mayo

Museo Histórico Nacional del Cabildo y de la Revolución de Mayo

BICENTENARIO 1810-2010

El edificio del Cabildo es el único testigo arquitectónico civil de los 200 años de vida independiente del país, recuperado como un museo del siglo XXI en el marco de las obras del Bicentenario. El histórico edificio y centro neurálgico de los acontecimientos de Mayo de 1810, reabrió al público el 23 de mayo de 2010.

Ha sido dotado de un nuevo diseño museográfico y se han habilitado espacios que plantean la revalorización de los bienes exhibidos con un mensaje museológico más claro para los visitantes.

El equipo técnico a cargo de las obras, dependiente de la Dirección Nacional de Patrimonio y Museo de la entonces Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación, estuvo dirigido por la arquitecta Elina Tassara, mientras que la nueva puesta museográfica fue coordinada por Gabriel Miremont y el equipo del propio Museo, dirigido por María Angélica Vernet.

Recorrido virtual por el Cabildo

Por primera vez en su historia, el visitante puede acceder al balcón principal del edificio y ver en el patio, a través de una cámara, los túneles jesuíticos y las construcciones subterráneas.

Entre las novedades se incorporan modernos sistemas interactivos de comunicación que favorecen la participación del público. El Museo del Cabildo cuenta con dos pantallas táctiles, una con la imagen del cuadro del “Cabildo Abierto del 22 de Mayo” y otra con las localizaciones de los puntos geográficos más importantes de la ciudad de Buenos Aires en el año 1810 y su ubicación en el 2010.

También se realizaron tareas de conservación y restauración de las piezas en exposición que fueron dotadas de nuevos soportes y exhibidores. Entre las obras más importantes, se destacan la puesta en valor de los techos de tejas; la reparación de revoques y pintura a la cal del edificio; la restauración de carpinterías de madera, umbrales de accesos, descansos de escalera y elementos de herrería; la puesta en valor integral de los espacios exteriores del predio; la renovación de todo el sistema de iluminación y del proyecto museográfico como la puesta en valor del acervo museal; y por último, la provisión de equipamiento tecnológico de apoyo para la exposición. También se implementó un nuevo sistema de accesibilidad para personas con movilidad reducida.

Con una inversión de 3.146.000 pesos, la administración de la obra se llevó a cabo a través de la Oficina para Proyectos de las Naciones Unidas (UNOPS), organismo que se encargó del proceso licitatorio con fondos de la entonces Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación.

Origen del Museo

El Museo ocupa el edificio del siglo XVIII donde funcionaba el Cabildo de la Ciudad de la Trinidad y Puerto de Santa María de los Buenos Aires, capital del Virreinato del Río de la Plata.

El 17 de noviembre de 1939 se abrió al público por primera vez, habilitándose sólo las salas de la planta alta. Para los festejos del Sesquicentenario de la Revolución de Mayo (1960), una ley del Congreso legalizó su creación y su jurisdicción nacional.

El Cabildo se construyó entre 1725 y 1776. Tras una larga serie de reformas y mutilaciones, el edificio se restauró en 1939/1940 bajo la dirección del arquitecto Mario José Buschiazzo, conservándose el recinto donde juró la Junta Provisional Gubernativa y parte de la galería donde se reunió el Cabildo Abierto del 22 de mayo de 1810.

Su patrimonio está conformado por el propio edificio y por las colecciones integradas por documentos, pinturas y objetos de los siglos XVII al XX. El predio y el espacio circundante, escenarios de sucesos de nuestro pasado, acrecientan su valor histórico.

Como institución al servicio de la sociedad y de su desarrollo, el Museo contribuye al fortalecimiento de la memoria colectiva de los hechos que acontecieron en este lugar, donde concurren los ciudadanos cuando es necesario “saber de qué se trata”.