Teatro Picadero

Suben a escena obras ganadoras del concurso “Nuestro Teatro”

Gratis, los martes de abril a las 21, en el Teatro Picadero.

Suben a escena obras ganadoras del concurso “Nuestro Teatro”

A treinta años del nacimiento de Teatro Abierto, la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación organizó, en 2013, el concurso de dramaturgia “Nuestro Teatro”, como una forma de homenajear a aquellos realizadores que crearon ese espacio de resistencia y libertad creativa.

Las tres primeras obras ganadoras seleccionadas, “El reportaje”, de Santiago Varela; “Padre e hijo, contemplando la sombra de un día”, de Luis Cano, y “El cruce, farsa sindicalista”, de Fabricio Ariel Rotella, suben a escena, los martes 8, 15, 22 y 29 de abril, a las 21.

Organizado por el Plan Nacional Igualdad Cultural -una iniciativa del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, y la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación– las localidades podrán retirarse de manera gratuita el mismo día, 2 horas antes de la función, por la boletería del restaurado Teatro El Picadero, que fuera sede de Teatro Abierto durante 1981.

“El reportaje”, trata sobre un mariscal, interpretado por Federico Luppi, que participó de la represión estatal en los años '70. Hoy, enjuiciado, acepta ser sujeto de un reportaje (el periodista es interpretado por Martín Urbaneja), sobre los sucesos de Teatro Abierto, en los que participó de modo directo. El texto habla de la censura: se la vincula a la historia y al poder. Dirigida por Hugo Urquijo, otros de los ejes de esta obra es el rol del teatro en la construcción de la realidad y, específicamente, de Teatro Abierto como una alternativa de lucha liberadora.

“Padre e hijo, contemplando la sombra de un día”, dirigida por Luciano Suardi, está situada en pasado y presente. La escena evoca el último encuentro entre un padre (Alejandro Awada) y un hijo (Emiliano Dionisi). La crítica aparece en el entorno donde se desarrolla la historia. El autor tuvo el deseo de poner en obra algunas preocupaciones, sin evitar contradicciones. Pensó en un hijo y, al mismo tiempo, en el control social, en las transnacionales, en el aislamiento.

“El cruce, farsa sindicalista”, dirigida por Lía Jelin, cuenta los códigos de lealtad, el poder, el peronismo y sus mitos, la ambición, los discursos, los derechos de los trabajadores, entre otros conceptos. Los personajes involucrados son un dirigente gremial que intenta mantener un orden social sin tener demasiado éxito; mujeres que reclaman justicia laboral e igualdad de participación en las decisiones gremiales; hombres que muestran desinterés, se promueve una movilización. De este modo, la mujer del protagonista, empleada de una fábrica textil, es quien lidera la manifestación en la puerta de la delegación. La farsa, como espejo, deforma creencias y estructuras sociales. La interpretación es de Manuel Vicente como Carlos “Pocho” Palumbo, Walter Bruno como Ernesto “Pochito”, Andrea Lovera como Nora, Eduardo Narvay como Fleitas, Roly Serrano como Don Genaro Desimone (Secretario General del Gremio), Hernán Glatsman como Rapanelli (Seguridad de Don Genaro), Germán Tripel y Walter Canella en el coro de pibitos, con música de Gabriel Goldman.