Palacio Nacional de las Artes (ex Palais de Glace)

Opus Focus

La muestra puede visitarse, gratis, del 4 de noviembre al 8 de diciembre, en el Palais de Glace.

Opus Focus

Esta exposición presenta las treinta obras fotográficas que desde el año 2000 hasta el presente obtuvieron el Gran Premio o el Primer Premio adquisición del Salón Nacional de Artes Visuales que organiza el Ministerio de Cultura de la Nación.

El Salón Nacional de Artes Plásticas comenzó en 1911 y contemplaba las disciplinas de Escultura y Pintura. Al igual que otras disciplinas que tuvieron sus salones particulares, la Fotografía tuvo su primera aparición con el Salón Nacional de Arte Fotográfico que se inició en 1974 y se extendió hasta 1989. Fue recién en el 2000, año en que se unieron todas las disciplinas en el certamen que celebramos hasta la actualidad, que la Fotografía fue incorporada definitivamente al Salón Nacional de Artes Visuales.

La tardía admisión del género como una disciplina artística más –tal como la Pintura, la Escultura, el Grabado y el Dibujo– estuvo atravesada por agudas controversias sobre los criterios que regían la ortodoxia cultural. La discusión sobre su estatuto atravesó el siglo: ya se la considerara mero reflejo o producto de una serie de decisiones estéticas e ideológicas, que la volvían una hábil versión de lo real, había que decidir sobre su naturaleza y función. Fue necesario despejar su carácter de construcción de una cierta mirada y no de reflejo neutro de una realidad que estaría ya dada para que su validación como arte autónoma hiciera su recorrido. Por otra parte, era necesario emancipar a la fotografía de las artes gráficas y demás aplicaciones que la volvían subsidiaria del discurso periodístico o documental. Pero también existía una tensión de signo inverso. Pues si bien se dice que toda imagen es en esencia un engaño, la fotografía captura y mantiene algo de la realidad con la que dialoga. Y por ende se la pensó siempre adscripta fatalmente a su objeto. El realismo –punto de partida y de llegada del discurso fotográfico– fue reformulando sus presupuestos en la fotografía para construir estéticas divergentes. Es así que, pese al largo camino transitado hacia la autarquía, la fotografía mantiene cierto carácter documental, que en ocasiones deja entrever signos de su época. En ese sentido la exposición funciona también como un epítome de problemáticas sociales, momentos históricos y coyunturas específicas que dejaron sus huellas en el imaginario social y consecuentemente en las obras artísticas. Aquí, encontramos, entre otros tópicos, referencias a la marginalidad, a la periferia social, los ecos de la dictadura y aspectos de la crisis política y económica de los primeros años del siglo.

Es una oportunidad de apreciar un panorama de las variadas poéticas de la imagen fotográfica que fueran destacadas por diferentes jurados a lo largo de estos últimos 15 años. Cada obra funciona como una ventana al universo personal del artista, develando sus preocupaciones, sus modos, sus intenciones y sus obsesiones.

El conjunto, organizado en estricto orden cronológico, propone una lectura historicista de las manifestaciones de esta disciplina en nuestro país que permite establecer asociaciones y oposiciones en sus búsquedas temáticas, así como visualizar las diversas resoluciones técnicas y estéticas puestas en juego en el tratamiento de las imágenes.

La exhibición se presentará en museos, centros de arte e instituciones culturales de diferentes provincias del país como parte del Programa de Exposiciones Itinerantes organizado por la Dirección de Artes Visuales del Ministerio de Cultura de la Nación.

Curaduría: Andrés Duprat – Oscar Smoje