Los pájaros cantan en griego

Durante el mes de julio se presenta en las provincias de Córdoba y Entre Ríos.

Los pájaros cantan en griego

Como parte del Plan Nacional de Giras del Teatro Nacional Cervantes, “Los pájaros cantan en griego”, del dramaturgo chileno Marco Antonio de la Parra, con dirección de Carlos Ianni, protagonizada por Víctor Hugo Vieyra y María Ibarreta, se presenta en las provincias de Córdoba y Entre Ríos.

Viernes 19 de julio 21.30 hs. Entrada $ 50.-
Vicuña Mackenna (Córdoba) Sala Espectáculos C.E.Y.A.L.

Domingo 21 de julio 20 hs. Entrada Gratis
Las Varillas (Córdoba) Teatro Colón

Viernes 26 de julio 21 hs. Entrada Gratis
Diamante (Entre Ríos) Teatro Marconi

Sábado 27 de julio 21 hs. Entrada $25.-
Crespo (Entre Ríos) Sala Municipal de Teatro
25 de mayo 1940

Domingo 28 de julio 19 hs. Entrada Gratis
General Ramírez (Entre Ríos) Casa Municipal de Cultura

Inspirado en el boom latinoamericano de novela de los años 60 y 70, Marco Antonio de la Parra pone en escena, precisamente en tiempos del boom, al escritor Manuel Cienfuegos, un autor casi de primera línea, y a su mujer Eva Sackville. Ambos provienen de familias de la clase alta de sus respectivos países de origen, Chile y Colombia. En el devenir de la acción, la pareja irá envejeciendo atravesada por las desventuras y neurosis del artista. “La tensión entre el narcisismo del creador y el fracaso del amor -expresa de la Parra- crea una atmósfera tensa, amenazante, donde el escritor deja en evidencia su mundo interno plagado de angustia, envidia, luz y oscuridad. Huele tal vez a ¿Quién le tiene miedo a Virginia Woolf? en clave sudamericana. Sirve de registro de una época de la creación artística nuestra, llena de turbulencias”. Este escritor que de la Parra construyó con retazos de varios conocidos miembros del boom, vive siempre arrastrando la idea cruel de ser un fracasado que el boom deja atrás. “Como ser rockero en tiempos de los Beatles y los Rolling Stones, agrega. El Boom es la excusa para ver una vez más la lucha con el destino inefable de la especie, condenada a soñar lo inalcanzable”, concluye de la Parra.