La América Profunda de Rodolfo Kusch

La muestra de documentación, dibujos y fotos en homenaje al filósofo y antropólogo argentino recorre el NEA.

La América Profunda de Rodolfo Kusch

Durante octubre y noviembre, la muestra itinerante “La América Profunda de Rodolfo Kusch” recorrerá las Casas del Bicentenario de las localidades de Curuzú Cuatiá (Corrientes), Perrugorría (Corrientes), Corrientes Capital, Machagai (Chaco) y Corzuela (Chaco), presentada por el Programa Colectividades, de la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación.

La primera exhibición será en Curuzú Cuatiá, del 16 al 25 de octubre. Luego, continuará en Perrugorría del 30 de octubre al 8 de noviembre; en Corrientes Capital, del 13 al 22 de noviembre; en Machagai, del 27 de noviembre al 6 de diciembre; y finalizará su recorrido en Corzuela, del 11 al 20 de diciembre.

Rodolfo Kusch, antropólogo y filósofo argentino, dedicó su vida a explorar y descifrar categorías de pensamiento americanas, capaces de explicar la particular realidad de la región. La muestra presenta material del Archivo Rodolfo Kusch (Buenos Aires), que incluye documentos, borradores, dibujos y fotos que forman parte de sus trabajos de investigación, como preludio de la publicación del libro América Profunda, de 1962.

Entre los documentos exhibidos, se destaca el dibujo del Altar del Coricancha de Cuzco (Perú), tomado del manuscrito del indígena letrado Joan Santa Cruz Pachacuti Yanqui Salcamayhua. La pieza recorre la cosmogonía cuatripartita de los puntos cardinales y la organización política en la América prehispánica andina.

Al mismo tiempo, ciertas piezas dibujadas por Kusch del período precolombino, como la Cabeza-trofeo con ojos almendrados de colores rojizos, ocres y tierras tomada de un vaso ceremonial de cerámica de la cultura Nazca de la costa sur del Perú, forman parte del ejercicio crítico en diálogo con las fotografías de los trabajos de campo realizados en el noroeste argentino y en el altiplano. Allí nos encontramos con un repertorio de pequeñas fotos, el reloj solar de estructura circular en la ciudadela de Sacsayhaman (Cuzco), morteros de piedra en el centro de una habitación en Machu-Pichu, la fiesta campesina de la bendición de los primeros frutos, con cuatro banderas blancas y orquesta en Tiahuanaco (Bolivia), el ritual del yatiri Apaza Rimachi (chamán andino) de Tiahuanaco, y la imagen emblemática de Rodolfo Kusch, pidiendo limosna en la puerta de la iglesia del pueblo de Carabuco (Bolivia).

El arte americano que describe Kusch plantea una mirada sobre la construcción de las identidades, no a partir de una nostalgia del pasado prehispánico, sino que asume las identidades mestizas en conflicto, atravesando las tradiciones y la política cotidiana, a partir de su militancia barrial en el Frente Peronista de Liberación Cultural “Hugo Arrieta” (1973).

“Rendir homenaje a la originalidad y tenacidad de Rodolfo Kusch también es un ejercicio de justicia histórica. Esta muestra, deudora de su sabiduría, de sus incansables lecturas, de su compromiso político con la cultura del continente, busca echar luz sobre la esencia del hombre americano, enraizar en su cosmovisión, en su simbiosis con la tierra, para recuperar una mirada del mundo que no es otra cosa que una mirada de nosotros mismos”, explica, Jorge Coscia, secretario de Cultura de la Presidencia de la Nación.

La iniciativa está basada en la muestra “América Profunda”, realizada en el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini durante 2012, con la curaduría de Juan Pablo Pérez y organizada junto con el Programa Secretaría Académica - Instituto de Políticas Culturales Patricio Lóizaga de la UNTREF.