Auditorio de Belgrano

Homenaje a Eduardo Lagos

El viernes 19 de junio a las 21, distintos músicos realizan un concierto para recordar al pianista argentino.

Homenaje a Eduardo Lagos

Con dirección de Rubén "Mono" Izarrualde y la participación de Ricardo Culotta (trompeta), Pablo Fraguela (piano), Taty Calá (contrabajo), Lucho González (guitarra) y Rubén Lobo (percusión), el viernes 19 de junio a las 21, se lleva a cabo un concierto homenaje al músico, pianista y compositor Eduardo Lagos en el Auditorio de Belgrano.

El encuentro cuenta, además, con la actuación de los pianistas Eduardo Spinassi, Hilda Herrera, Abel Rogantini y Hernán Ríos; los cantantes Victoria Lagos y Aldy Balestra; y el trío integrado por Juan Quintero (guitarra y voz) Santiago Segret (bombo y voz) y Andrés Pilar (piano).

Las localidades son gratuitas y se retiran el día de la función, a partir de las 17, por la boletería del Auditorio.

Eduardo Lagos fue un renovador de lo que se denomina música de proyección folklórica y precursor del uso de la improvisación musical, con un manejo casi desprejuiciado de la armonía. Desde niño aprendió y disfrutó de la música universal a través de su maestro, Juan Carlos Paz, y de la de raíz folklórica, merced a su amistad con los Hermanos Ábalos.

Fue autor de temas fundamentales, como "La bacha", "La oncena" y "Cuando los gauchos vienen marchando", a los que él consideraba los más logrados de su extensa lista de creaciones. Desde su primer álbum, "Así nos gusta" (1968), encabezó verdaderos seleccionados de músicos: Astor Piazzolla, Domingo Cura, Jaime Torres, Hugo Díaz y Oscar Cardozo, entre otros.

Participó como invitado en numerosas grabaciones, fue jurado en festivales, tocó en escenarios del mundo entero y fue compositor de innumerables obra que grabaron artistas, como Piazzolla, Cura o Mercedes Sosa. Fue, además, director artístico de varias radios, crítico musical en prestigiosos medios gráficos y responsable de programaciones en distintos medios.

Fue distinguido como Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires. En forma paralela a su carrera artística, ejerció como médico oftalmólogo durante 47 años.